2019/10/11

Internado para señoritas de familias pudientes
M.I.

En realidad se llama Irene y es natural de Bilbo, pero prefiere ocultarse bajo el alias artístico de Alice Waddington, renegando de los apellidos de un padre gallego y una madre catalana. La chica tiene muy claras sus preferencias y aspiraciones de cara al mercado anglosajón, por eso presentó su ópera prima “Paradise Hills” (2019) en el festival de Sundance, dentro de la sección Next, y ya le ha salido un contrato con Netflix para rodar en los EEUU el thriller terrorífico “Scarlet” (2020), porque lo suyo es el cine fantástico en clave femenina y, sobre todo, el impacto visual. Para algo viene de la fotografía de moda, el estilismo y la dirección creativa de publicidad

Con “Paradise Hills” (2019) se apunta al feminismo pijo, a través de la historia retrofuturista de un internado en una isla perdida al que acuden las hijas de familias adineradas. Allí son educadas para ser señoritas perfectas, ante lo que la protagonista se rebelará. Pretende ser una metáfora de la sociedad actual que exige el perfeccionismo a las mujeres, ya que tienen que lucir radiantes para estar siempre bellas. El reparto de actrices busca la multiculturalidad, combinando rostros latinos, asíaticos o eslavos. Se persigue la conexión global con las adolescentes de las redes.