2019/10/11

SAMUEL VUELTA SIMON
EXPROCURADOR EN BAIONA

Dejó hace unos días el puesto de procurador (fiscal) en Baiona que ha ocupado cinco años para incorporarse a la dirección de la nueva estructura estatal francesa de lucha contra el narcotráfico. Hace balance de estos cinco años para Mediabask y Kazeta.eus.

«No recibí ninguna consigna sobre cómo gestionar el desarme de ETA»
Goizeder TABERNA|BAIONA
1011_eh_vueltasimon

Antiguo magistrado de enlace en Madrid y coautor del libro “La Justicia francesa contra ETA”, Vuelta Simon siente haber vivido algo «formidable» al mirar a esa fecha del 8 de abril de 2017, cuando recibió a un emisario que le entregó un memorándum sobre la localización y contenido de los arsenales de la hoy desaparecida ETA.

¿Cómo ha vivido desde el punto de vista profesional su estancia en Euskal Herria?

Ha sido una estancia muy rica y apasionante y hasta cierto punto fuera de lo corriente, ya que el tribunal de Baiona ha sido escenario de acontecimientos que no ocurren en otros sitios.

Recientemente hemos conocido el fallecimiento de Louis Joinet, como usted, un antiguo magistrado conocido por su compromiso con la resolución. ¿Cuál es su visión sobre esta cuestión?

Tendería a responderle con las armas que me son propias: los códigos y las leyes. Existió un terrorismo practicado por un grupo que tomó las armas durante un largo periodo de tiempo con el fin de defender sus reivindicaciones. Mi función como magistrado ha sido llevar a esas personas al terreno de la ley. La evolución de esa situación se ha producido de forma muy reciente, a partir de 2011, con un alto el fuego unilateral decretado por el grupo terrorista, con el desarme en 2017, y la disolución en 2018. Todos debemos felicitarnos de lo que ha pasado, incluidos... (silencio).

¿Incluidos? 

Los simpatizantes de la causa vasca. La mayor parte de ellos así lo han integrado y están satisfechos. De lo contrario, los pasos en favor de la paz no habrían sido ni tan rápidos ni tan numerosos (...) Los ciudadanos solo pueden felicitarse de que no haya más viudas y huérfanos. Como lo es que previsiblemente no vaya a haber más presos en la otra punta del país.

Los estados, necesariamente, también toman en cuenta la nueva realidad sobre la situación de las personas encarceladas. Y está también la cuestión de las víctimas que han perdido a los suyos en acciones violentas. La situación de las víctimas tiene mucho peso en España.

¿Quedan más pasos en dirección de la reconciliación y de la convivencia?

No sé si es posible reconciliar a los dos bandos, pero pasar a otro estadio, sí. En un momento determinado se decide avanzar hacia vías más razonables y humanas, aunque cada cual retenga sus penas y su dolor.

¿Tiene sentido mantener en prisión a presos que rondan los 70 años en un contexto que ha evolucionado tanto?

Cuando una persona ha sido condenada a una pena dura en función del contexto del momento, lamentablemente, aunque el contexto sea diferente, la condena es firme.

¿Y cuando se reúnen las condiciones para acceder a la libertad condicional?

Eso llegará de forma natural.

El Ministerio Público francés alude al riesgo de alteración del orden público para justificar su rechazo a las libertades condicionales. ¿Comparte ese punto de vista?

Esa es la lectura que hace la Fiscalía de París de este dosier.

Me refiero a Frédéric Haranburu, Lorentxa Beyrie y Ion Kepa Parot.

No estoy al tanto de lo que contiene cada dosier. Mi colega de la Fiscalía de París hace su propia lectura del caso y si piensa que concurre el riesgo de orden público, se opone.

¿Cree que la vuelta a casa de los miembros de ETA puede provocar desórdenes públicos?

Aquellos cuyos casos conozco porque me ha tocado pronunciarme, estimo que no. En esos casos sobre los que me pide mi opinión, lo desconozco. Si la Fiscalía de París estima que es el caso, así será, a buen seguro.

¿Existe algún tipo de consigna al respecto?

No me creerá si le digo que no he recibido ninguna llamada de teléfono, ni un consejo, ni nada que se le parezca. Nunca. Tampoco sobre las armas.

¿Tuvo entonces carta blanca respecto al desarme?

No es tener carta blanca. Se te presenta una situación y la resuelves de acuerdo a cómo la sientes y cómo la entiendes. Por lo tanto, hice lo que me parecía apropiado dentro de mis posibilidades y del marco legal para gestionar ese acontecimiento. Pero puedo asegurar que, colectivamente, los procuradores franceses no reciben consignas. Puede que la situación no fuera la misma hace veinte años, pero las cosas han evolucionado.

En la web La entrevista completa, en euskara
www.kazeta.naiz.eus


La entrevista completa, en francés
www.mediabask.naiz.eus