2019/11/09

Daimler quiere recortar 1.100 puestos ejecutivos para ahorrar

La multinacional alemana, propietaria de la planta de Mercedes-Benz en Gasteiz, quiere recortar 1.100 empleos ejecutivos en todo el mundo para reducir gastos. La división de furgonetas, Mercedes-Benz Vans, acumula unas perdidas de 2.035 millones de euros.

GARA|GASTEIZ
1109_eko_mercedes

El comité de empresa del fabricante automovilístico alemán Daimler, propietario de la fábrica de Mercedes-Benz en Gasteiz, ha alertado de que la multinacional quiere recortar 1.100 empleos ejecutivos en todo el mundo para reducir gastos.

Según informaron ayer medios germanos, en Alemania, donde el Grupo Daimler emplea a 178.000 personas, el tijeretazo propuesto por la dirección afectaría a uno de cada diez puestos en diferentes niveles directivos.

Por el momento, Daimler no ha querido comentar estas noticias y se ha limitado a anunciar que el presidente de la compañía, Ola Källenius, presentará la próxima semana la estrategia empresarial que va a seguir en los próximos años.

Su antecesor en el cargo, Dieter Zetsche, implementó a comienzos de este año un programa de ahorro para afrontar la debilidad de las ventas automovilísticas, los costes de la manipulación de las emisiones en vehículos con motores diésel, y las inversiones en eléctricos y en otras tecnologías.

Retroceso del 54%

Por otro lado, en octubre se publicó que Daimler registró un beneficio neto de 2.720 millones de euros hasta setiembre, lo que supone un retroceso del 54% respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos publicados por la empresa.

La compañía ha cerrado los tres primeros trimestres de 2019 con una facturación de 125.618 millones de euros, lo que se traduce en una subida del 4% en comparación con el mismo periodo del ejercicio precedente, mientras que su resultado operativo empeoró un 53%, hasta 3.941 millones de euros.

«Hay que incrementar notablemente nuestros esfuerzos para superar la transformación en los próximos años», señaló entonces Ola Källenius, subrayando que la empresa también debe reducir costes y fortalecer el flujo de caja.

Por divisiones, Mercedes-Benz no pudo alcanzar las mismas ganancias que en los nueve primeros meses de 2018, con 2.049 millones de euros de resultado operativo, un 62% menos. Llama la atención que Mercedes-Benz Vans, que incluye a la planta de Gasteiz, registró unas pérdidas operativas de 2.035 millones de euros, mientras que Daimler Trucks y Daimler Buses obtuvieron un beneficio operativo de 2.081 y 164 millones de euros, respectivamente.

Los datos evidencian la difícil situación del sector de la automoción, aunque en una reunión celebrada el pasado mes de setiembre la dirección de la planta de Gasteiz trasladó a los sindicatos que tiene previsto mantener hasta final de año la producción de 143.700 unidades fijadas el pasado mes de julio, e incluso podría aumentarla ligeramente al final del ejercicio. «El tema está mejor de lo que esperaban ellos en julio», explicó a los medios el presidente del comité de empresa, Igor Guevara.