2019/11/20

El Parlamento de Bolivia suspende la sesión para rebajar tensiones

La Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia suspendió la sesión en la que se iban a formalizar las renuncias de Evo Morales y de otros altos cargos, con el fin de contribuir al diálogo. Mientras, en las calles continuaba la represión, que sumó un muerto más.

GARA|la paz
1120_mun_bolivia

La Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia suspendió ayer la sesión en la que se iban a estudiar las últimas dimisiones de altos cargos y debatir la convocatoria de nuevas elecciones.

El Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales, informó de que por instrucciones de la presidenta de la Cámara, Eva Copa, perteneciente al MAS, se suspendía la sesión, «a efectos de crear y contribuir a la generación de un ambiente propicio para el diálogo y la consiguiente pacificación del país», en aparente alusión a los esfuerzos iniciados por varias organizaciones, entre ellas la ONU.

Poco antes, Morales denunció el cerco de la plaza Murillo, donde se encuentra la Asamblea, por efectivos militares, «al viejo estilo de las dictaduras». «El Gobierno golpista de Mesa, Camacho y Áñez tiene un plan para cerrar la Asamblea Legislativa Plurinacional», denunció.

La sesión parlamentaria debía atar medidas para resolver la actual crisis, comenzando por la aceptación formal de la dimisión de Morales y del vicepresidente, Alvaro García Linera.

Saltándose ese trámite, la senadora Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta del país el 12 de noviembre, consumando el golpe de Estado. Los parlamentarios de Unidad Demócrata y el Partido Demócrata Cristiano ya habían descartado acudir a la sesión ante la posibilidad de que el Parlamento, donde el MAS tiene dos tercios de su representación, rechazase las renuncias de Morales y García Linera para dar pie a su posible retorno a territorio boliviano.

Otro muerto

Asimismo, también se esperaba debatir la convocatoria de nuevas elecciones. Áñez ha insinuado la posibilidad de convocarlas por decreto, junto a otras medidas. Mientras, su Gobierno continúa ejerciendo una dura represión contra las protestas por el golpe. El Ejército mató a otra persona e hirió a varias más ayer cuando cargó para romper el bloqueo a una refinería en el Alto, ciudad contigua a La Paz, que partidarios de Morales habían establecido hace una semana. La Defensoría del pueblo exigió una investigación por la muerte por bala de Dayvi Posto Cusi, de 31 años. Con esta muerte, ya son 25 los fallecidos en la violencia surgida tras las elecciones y el posterior golpe.

Un convoy escoltado por policías y militares logró salir de la planta de hidrocarburos, tras lo que los manifestantes retomaron el bloqueo de la carretera.

DIMISIÓN


Los manifestantes de El Alto que bloquean el abastecimiento de combustible a La Paz habían ofrecido una pausa de 48 horas a cambio de la dimisión de la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Añez, recibiera respuesta en el mismo plazo.