Arnaitz GORRITI
BALONCESTO - KIROLBET BASKONIA

Montaña rusa con un final feliz

Los gasteiztarras desperdiciaron un favorable 66-43y se vieron perdiendo 84-86 en el último minuto.Un triple de Shengelia cambió el destino del duelo.

gara-2019-12-08-Noticia

KIROLBET BASKONIA 87

JOVENTUT 86


Kirolbet Baskonia vivió en un solo partido toda la montaña rusa que está siendo su temporada. Desperdició hasta 23 puntos de ventaja después de borrar del mapa durante muchos minutos a un Joventut que jugó mucho mejor cuando se olvidó de depender de Klemen Prepelic. Sin embargo, los verdinegros, que vieron truncada una racha de siete victorias seguidas, remontaron un 66-43 hasta ponerse por delante con 84-86.

Pero un triple de Shengelia, y los posteriores errores de la Penya obsequiaron un agónico triunfo a los de Perasovic el día en el que debutó un más que interesante Sergi García. Los gasteiztarras, de paso, aguantaron el tirón para no desengancharse de la pelea por la Copa.

Después de perder todos sus cuartos en los tres últimos partidos, el primero fue una verdadera delicia, dejando al Joventut descolgado con un 25-9 en apariencia irreversible. La defensa sobre Prepelic, el acierto en el triple de jugadores como Shields, Janning o Micheal Eric, y la buena dirección de un Sergi García que presentó sus credenciales pese a no anotar hasta que le aguantó el fuelle, parecían argumentos más que suficientes para hacerse acreedor de un triunfo cómodo. O al menos no tan complicado.

No obstante, el Joventut regresó al partido en más de una ocasión. Primero, de la mano de Prepelic y Omic, alcanzando el descanso con un inquietante 44-35. La cuestión fue que los gasteiztarras volvieron a dispararse, rompiendo virtualmente el partido en el arranque del tercer período. Sergi García proponía, mientras que Shengelia, que empezó frío en anotación, para acabar erigiéndose en héroe, disponía, junto con los tiradores exteriores.

Sin embargo, el físico del base balear se fue apagando, Pierria Henry se obcecó y, sin Prepelic, el Joventut reaccionó y se lanzó a por el partido al asalto, de la mano de Dimitrijevic, Morgan y Harangody, cuyos triples metieron al cuadro verdinegro en la estela de los gasteiztarras.

Así las cosas, el último tramo del partido fue de auténtico infarto, con detalles positivos y negativos que decidieron la suerte del partido. Con el 83-78 el duelo parecía decidido, pero la Penya dio un último empujón con un parcial de 1-8, cerrado con un triplazo de Prepelic.

Se mascaba la tragedia, pero Shengelia anotó de tres el definitivo 87-86. Cierto es que Connor Morgan dispuso de al menos un triple librado para voltear el duelo, pero la montaña rusa tuvo un final feliz.