2019/12/19

El fútbol es un pañuelo

Argentina bate su récord de exportación de jugadores, mientras Japón pone su primera pica en Zambia y Red Bull en la liga brasileña.

Joseba VIVANCO
1219_kir_internacional

Effors David Chabala, portero titular de la legendaria selección de Zambia de los hermanos Kalusha y Johnson Bwalya en los JJOO de Seúl, aterrizó en el Argentinos Juniors en 1991. A sus 29 años se convertía en el primer jugador africano en militar en el fútbol argentino. No duró mucho y apenas jugó medio tiempo en un partido oficial. Falleció en 1993, en un accidente aéreo con el combinado de su país cuando viajaba a disputar las eliminatorias de EEUU´94, dejando dos esposas, ocho hijos y un gran legado. Tras él, arribaron un futbolista de Malawi a las filas de Newell´s; el exitoso camerunés Alphonse Tchami a Boca Juniors, donde estuvo tres temporadas como xeneize y anotó 11 tantos; y una leyenda sudafricana a Ferro Oeste, allá en 1995, que llegó con el cartel de estrella de los ‘Bafana Bafana’, Theophilus ‘Doctor’ Khumalo, hijo del barrio de Soweto, que solo jugó cuatro partidos. Desde entonces, en el potrero de los ‘Trinche’ Carlovich, Maradona o Messi, han desfilado desde un ugandés que llegó en 2001 a una camada de africanos que se animaron en 2016.

Billetes de entrada, pero en mucha menor medida de salida. El continente africano es el destino que menor presencia tiene del total de 2.904 jugadores argentinos –nuevo récord– repartidos actualmente por todo el planeta fútbol, a los que hay que sumar 61 jugadoras. El caso más curioso, el de Fernando Horacio Ávalos, quien tras pasar por el propio balompié de su país, Brasil, Suiza, Portugal, Alemania, Chipre, en 2014 se mudó a Angola, donde, a sus 41 años, continúa defendiendo la camiseta en el Bravos do Maquis, club ideado por antiguos combatientes de la guerra de la independencia del país africano.

A nivel profesional, los equipos con más argentinos son hoy el Unión La Calera chileno, con nueve, seguido del Atlético San Luis y Toluca mexicanos, y Universidad de Chile. Hay argentinos jugando por toda Sudamérica, los hay también en todas las federaciones FIFA salvo en Kosovo y tras sumarse el primero en jugar en Gales, crece su presencia en Nueva Zelanda, coge auge la liga de Malasia como buen remunerado destino, y llaman la atención las incorporaciones de Martín Pérez Guedes en la India, los hermanos Luciano y Fernando Cigno en Antigua & Barbuda, el primer representante en la Premier League de Bangladesh, el tercer argentino que jugará en la de liga de Omán o el nuevo cambio de equipo del trotamundos Nicolás Abot, que ha fichado por un tercera división de Tailandia en lo que es su equipo número 25 en 13 países, ninguno de ellos africano. Como curiosidades de este mapamundi, el hijo de Martín Palermo, Ryduan, milita en la tercera mexicana, y dos sobrinos de Javier Zanetti en la sexta división suiza.

Gatusso debuta con derrota

Carlos ‘El Apache’ Tévez es uno de los que regresó tras su exitoso periplo europeo. Su Boca fue el último conjunto argentino en derrotar a uno del Viejo Continente en una final, la de la Copa Intercontinental de 2003, ante el Milan de un por entonces aguerrido Gennaro Gattuso que este fin de semana debutó en el banquillo del Napoli... con derrota. Los napoletanos, en el día después de la despedida de Carlo Ancelotti –apunta al banquillo del Everton, mientras lo de Mikel Arteta al Arsenal parece casi seguro–, vieron cómo, a pesar de rematar 31 veces a portería, el Parma se llevaba los tres puntos de San Paolo, un 1-2, con gol en el 92 de un viejo conocido, y africano, Gervinho.

¿Que cómo se lo tomó el gran ‘Rino’? Nos da una pista la anécdota que otro grande, Andrea Pirlo, contó en su autobiografía: «Rino siempre fue mi víctima favorita, a pesar de que estuvo a punto de matarme con un tenedor. Durante las comidas en Milanello, inventamos mil maneras de atormentarle. Cuando conjugaba mal algún verbo (casi siempre), enseguida se lo decíamos e incluso cuando lo hacía bien le decíamos que no para volverle loco. Ambrosini, Nesta, Inzaghi, Abbiati, Oddo y yo éramos ‘el grupo de la muerte’.

-Rino, ¿cómo estás?

-Mal. Nos ganaron ayer. Estaría mejor si ganábamos.

-Rino, inténtalo de nuevo. Es: Estaría mejor si hubiéramos ganado.

-Es lo mismo

-No exactamente, Rino.

-Ok pues. Estaría mejor si hubiéramos ganado.

-Rino, ¿cómo eres tan ignorante? Estaría mejor si ganábamos.

-Pero es lo que he dicho antes

-¿El qué, Rino?

-Eso de ganar.

-¿El qué, Rino? ¿Puedes repetirlo?

Sabíamos lo que pasaría a continuación, así que todos cogimos los cuchillos para esconderlos. Gattuso cogía entonces un tenedor e intentaba clavárnoslo. En más de una ocasión, acertaba y hundía el tenedor en nuestra piel. Algunos del equipo se perdieron partidos por los ataques de Rino, siendo la explicación oficial del club la de molestias musculares. Nos apartábamos de su camino cuando enloquecía pero cuando se calmaba y se iba a su cuarto, volvíamos a la carga, bloqueando su puerta con sofás.

-Dejadme salir. El entreno empieza en breve

-Jódete, terrone.

Entonces se volvía loco y destrozaba lo que tenía al alcance. Pero a pesar de sus enfados, era uno de los tipos buenos».

El Milan, su Milan, ha cumplido esta semana 120 años de historia sin pasar del empate a cero ante el simpático Sassuolo. La Juve ganó con dos goles de Ronaldo, el Inter igualó y la Lazio, victoria mediante –pelea en zona de vestuarios tras hacer sus dos goles en casa del Cagliari después del minuto 90–, se pone a tres puntos del liderato en una Serie A que esta vez, sí, unió a todos los clubes contra el racismo. Aprieta el Dortmund en la Bundesliga, 5-0 y 0-4 eran sus últimos resultados, y el jovencito inglés Jadon Sancho, aquel que se fue del City de Guardiola porque no le ponía titular, se convierte en el primer jugador con más de diez goles y diez asistencias entre competición estatal y europea. Once goles en cinco partidos en los últimos veinte días son los que ha firmado Roque Santa Cruz, 38 años, ¿recuerdan al paraguayo?, ahora en el Olimpia de su país cerrando el año como campeón.

El que acabó su racha triunfal fue Jamie Vardy, no marcó y su Leicester empató en casa. El Liverpool extendió su racha a 34 partidos invicto en Premier League (29 ganados y 4 empates), Mohamed Salah marcó un doblete y el club anunció la extensión de contrato para Jurgen Klopp hasta 2024. Justo cuando le saca 10 puntos al Leicester, 14 al City, 20 al Chelsea, 23 al Tottenham y 25 al United... No va más para los de Liverpool.

Ózil, enemigo público de China

La cara, ‘The Beatles’, la cruz en Inglaterra, el alemán Mesut Özil. No solo en su día la lió en Alemania al posar en una fotografía apoyando al presidente turco Erdogan o invitarle a su boda, ahora China no va a emitir más partidos del Arsenal y ha eliminado al mediocampista del juego PES 2020, después de que el jugador criticara en redes sociales la represión del Gobierno de Pekín sobre la minoría musulmana uigur y con el fondo de una bandera separatista del Turkestán oriental.

Hay que tener cuidado con lo que se dice... y lo que se hace. El entrenador norirlandés del Motherwell, Stephen Robinson, fue denunciado en Edimburgo por altercados, mientras disfrutaba con su familia de un día libre. El problema es que el hecho sucedió el día antes de que el equipo, tercer clasificado en la Premiership escocesa, recibiera al Glasgow Rangers, segundo, y pusiera en peligro su presencia en el banquillo. Victoria 0-2 de los Gers y el colombiano Morelos que acabó en la ducha tras marcar y dedicar un corte de mangas a la hinchada local.

Aunque para gesto el del Dortmund, que este martes recibió en jornada intersemanal al RB Leipzig, partidazo con 3-3 final. Protesta de la hinchada amarilla contra el club patrocinado por Red Bull y el club renano que se sumó evitando poner en el marcador el escudo de los ‘Toros’. Por cierto, el Bragantino, adquirido por Red Bull, acaba de ascender a la Primera división brasileña, ha fichado al ex del Milan Alexander Pato y aspira a reinar en Brasil en breve. Mientras tanto, Kosuke Nakamachi deja el Yokohama Marinos para ser el primer nipón en jugar en la liga de Zambia. Si Effors David Chabala levantara la cabeza...