2020/01/15

Aurora Beltrán: «Un ciclo solo de mujeres es un fracaso»

El regreso de Tahúres Zurdos, la banda liderada por Aurora Beltrán, es uno de los reclamos principales de «Emakumeok!», el ciclo con el que la sala bilbaina BBK dedicará los cinco primeros meses de este año a potenciar y a visualizar el trabajo de las mujeres cantantes y compositoras. Aunque loable, provoca contradicciones incluso entre sus protagonistas.

Amaia EREÑAGA|bilbo
0115_kul_auroraona

La segunda edición de “Emakumeok!”, el ciclo que dedica a las mujeres músicas la sala BBK de la capital vizcaina, arranca este mismo viernes con un homenaje al cine a cargo de Marlango. La banda a la que pone voz la cantante y actriz Leonor Watling presenta “Technicolor”, un trabajo con tonos jazzísticos y nostálgicos con el séptimo arte como protagonista, incluso ayudándose con la proyección de imágenes. Las siguientes citas programadas en la sala bilbaina son el esperado regreso de Tahúres Zurdos (28 de febrero); la presentación de Mariola Membrives (12 de marzo) y su revisión de la obra de Federico García Lorca –de “Lorca Spanish Songs” algunos críticos dicen que es uno de los mejores trabajos del año pasado–; la interesante y emergente compositora y cantante malagueña Carmen Boza (24 de abril) y, para cerrar, tonos de jazz con la premio Grammy Cécile McLorin Salvant (12 de mayo).

En su segunda edición, el bono bajará de precio (92 euros) y el precio de las entradas estará fijado entre los 20 y 25 euros. Todos los conciertos están programados a las 20.00 horas. 

«Las coristas de la pandereta»

Primero con Belladona, luego como líder de Tahúres Zurdos y después en solitario, Aurora Beltrán lleva en esto de la música mucho tiempo. Tanto como para saber cuándo lanzar alguna crítica y cuándo reconocer sus propias contradicciones, o incluso revolverse contra la falta de “normalidad” que obliga a organizar ciclos como este: «Yo lo veo un fracaso, porque no tendrían que existir ciclos que resaltaran el hecho de que somos mujeres. Lo que debería resaltarse es la calidad». Y más: «Me parece que ni el 8 de marzo, Día de la Mujer, ni el día del Síndrome de Down debieran existir, porque resaltar este tipo de cosas es tener que incidir en algo que tendría que ser normal…. Pero, obviamente, como mujer me encanta que nos den visibilidad, porque si este ciclo no fuera un ciclo de mujeres, simplemente una historia ‘normal’, estaría ‘petando’, porque hay mujeres magníficas. Pero por otro lado, aunque me esté contradiciendo a mí misma, está muy bien, porque yo tengo 55 años y he vivido muchas épocas en el rock and roll y en la música de este país, y recuerdo cuando las mujeres éramos las coristas de la pandereta. Eso es así: éramos un elemento decorativo. Entonces mola mucho que se nos de visibilidad en una posición activa. Es como si ves a un perrito haciendo una voltereta y dices: ‘Qué listo es: sabe dar una pirueta’. Nosotras llevamos dando piruetas toda la vida, pasa que no se nos presta atención».

Entre 1987 y 2004, la banda navarra hizo del directo su fuerza con canciones que han quedado grabadas en el recuerdo de varias generaciones. Acompañada por Juanma Ugarte y Javier Lizarazu “Putxes”, tres de los miembros originales de Tahúres Zurdos, la cantante navarra respondía así a la pregunta de por qué han decidido regresar tras un parón tan largo: «¿Por qué? Por gusto y por dinero, obviamente». Aunque también por una casualidad: el germen fue un regalo de bodas a su mánager, Luis Cadenas, en forma de concierto en el Zentral de Iruñea, durante el puente festivo de agosto. Malas fechas, las peores para un concierto. Pero, por contra, dos días antes se agotaron las entradas. «Creo que el mismo día mi hermano Lolo dijo que no le apetecía la jugada y luego yo caí de baja con una neumonía, porque tengo un trasplante de riñón y tomo una medicación bastante heavy. Me tiré tres meses de baja. Al final, los que montan conciertos nos empezaron a ofrecer cosas interesantes y nos picó el gusanillo de quedarnos a ver qué pasaba».

No saben si harán gira, ni si habrá disco. «Material lo hay, porque yo sigo componiendo. Gira no, pero sí vamos donde nos llaman si nos ofrecen buenas condiciones». Tahúres Zurdos sigue vivo, reconocen, porque nunca se ha adaptado a las modas: «Hemos sido un grupo que hemos pasado sin etiquetas. Nos han englobado en una parte de la música que tiene una base rockera, pero lo que nos ha importando siempre son las canciones. Porque nosotros somos un grupo de canciones».