2020/02/14

Un final inédito y un clásico de regreso

Presentada la 60ª edición de la carrera, que llevará al pelotón de Eibar a Bilboentre los próximos 6 y 11 de abril por un recorrido de 898 kilómetros.

Amaia U. LASAGABASTER

ETAPAS


Los 898 kilómetros se dividen en seis etapas: Eibar-Arrate, Amurrio-Laudio (Ermualde), Gasteiz-Ibardin, Bera-Errenteria, Errenteria-Sestao y la contrarreloj final en Bilbo (Begoña-Parque Etxebarria).

NOVEDADES


La llegada a Arrate marcará esta vez el inicio de la carrera y la segunda etapa acabará en una meta inédita: en Ermualde, tras una ascensión de tres kilómetros por una pendiente media del 11%.

Muchos detalles se habían ido filtrando pero fue ayer cuando la organización de la Euskal Herriko Itzulia desveló de manera oficial el recorrido de la 60ª edición de la prueba, que llevará al pelotón de Eibar a Bilbo entre los próximos 6 y 11 de abril.

Serán seis etapas, 897,9 kilómetros en total, un final inédito, un clásico recuperado y algún cambio en una carrera que, en palabras del presidente de OCETA Julián Eraso, solo podrá llevarse un corredor que «esté despierto, vivo y adelante» durante toda la semana.

La primera novedad llegará en el mismo arranque, ya que Eibar y Arrate no acogerán esta vez el desenlace de la prueba sino su puesta en marcha. Será el lunes 6 de abril en una etapa más asequible de lo habitual. «Hemos tratado de hacerlo lo menos dura posible», explicaba el Director Técnico de la prueba Roberto Laiseka en referencia a una jornada de 160 kilómetros entre Eibar y Arrate que incluirá los ascensos a Natxitua (3ª), Milloi (3ª), Trabakua (3ª), Karabieta (2ª) y la ascensión final, de 1ª.

También será novedosa la segunda etapa, en este caso por su final inédito. Con 162 kilómetros, partirá de Amurrio para acabar en Laudio, más concretamente en el conjunto de las ermitas de Santa Luzia y Santa María en Ermualde. Los ciclistas afrontarán allí tres kilómetros finales con una pendiente media del 11,1% y tramos que alcanzan el 20%. Laiseka explica que la zona es «complicada para la organización porque hay muy poco espacio». De hecho, se habilitarán 22 motos para los mecánicos de los equipos, aunque todavía se está a la espera de saber si la UCI permitirá que, además de ruedas, puedan portar también bicicletas, ya que con el uso generalizado de los discos, el cambio de ruedas es más costoso que el de máquina. Una etapa que también puede encerrar el peligro del viento en sus cien primeros kilómetros y en la que, según Laiseka, estará «la clave» de la carrera.

La tercera etapa será la más larga, 198 kilómetros, y partirá de Gasteiz para regresar a Ibardin, que no acoge un final, clásico en otros tiempos, desde 2012. Además del desnivel acumulado y de los descensos, que pueden ser decisivos sobre todo en caso de mal tiempo, la etapa ofrece un último kilómetro de mucha pendiente. Aunque no tanta, y sobre todo no tan prolongada, como para que «haya muchas diferencias en la general».

Tampoco se prevén en la cuarta etapa, a no ser que algún equipo decrete zafarrancho, que discurrirá entre Bera y Errenteria por 175,8 kilómetros. Los aventureros pueden tener su gran opción en una jornada que incluye la subida a Erlaitz a doce kilómetros de meta. A los sprinters, en teoría, les toca en la penúltima etapa: 180 kilómetros entre Errenteria y Sestao, con un final que pica hacia arriba.

Todo, en cualquier caso, debería decidirse en la última etapa. Serán 21 kilómetros contrarreloj con salida y llegada en Bilbo (Begoña-Parque de Etxebarria). Una crono «rápida», avanza Laiseka, aunque incluye la subida de Santo Domingo y un pequeño «muro» en la zona de Fátima, con 600 metros donde se alcanzan desniveles del 20%.

Elecciones

Como el año pasado, habrá bonificaciones en meta (10-6-4 segundos) y en metas volantes (3-2-1). Y también por segundo año consecutivo, habrá presentación de equipos la víspera de que comience la carrera, un acto que la organización quiere «institucionalizar porque es una manera de que la gente disfrute aún más», explica Eraso.

Será en Eibar, en la plaza de Untzaga, donde el problema puede radicar en el mismo que se ha encontrado la carrera para la habilitación de los diferentes espacios –sala de directores, de prensa, etc–: la celebración de las elecciones autonómicas, que imposibilitan la utilización del Ayuntamiento, y ante las que la organización ya está trabajando en las alternativas.

Participación

En lo que respecta a la participación, Eraso ironizó asegurando que «nos vamos enterando como con el recorrido, por lo que publicáis vosotros». Reconoce que manejan ya muchos nombres pero no se harán públicos hasta que su inscripción no sea oficial, para lo que todavía falta más de un mes.

Sí confirmó que participarán los 19 equipos del World Tour y, por invitación, la Fundación Euskadi, Caja Rural y Burgos BH.