2020/04/07

Fraile, el primer preso de EPPK que completa el recorrido hasta la calle

La Audiencia Nacional ha hecho firme el auto en el que decreta la libertad condicional de Gorka Fraile. El preso durangarra, incluido en la lista de represaliados vascos gravemente enfermos, se encontraba en tercer grado. Es el primer preso de EPPK que logra completar el recorrido legal hasta la calle. Justo ayer cumplíó 22 años en prisión.

Ion SALGADO|GASTEIZ
0407_eh_gorka

El preso de Durango Gorka Fraile ha quedado en libertad condicional tras hacerse firme el auto dictado el pasado 27 de marzo por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional. En el mismo se establece que ha cumplido tres cuartas partes de la condena y se advierte de que «existe un pronóstico individualizado y favorable de reinserción social, según el informe de la junta de tratamiento, por lo que concurren los requisitos objetivos y subjetivos mínimos necesarios para la obtención del último grado de cumplimiento de la pena privativa de libertad».

El pasado mes de diciembre, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias dependiente del Gobierno español anunció la concesión del tercer grado a Fraile, que ya estaba en segundo y había dispuesto de permisos penitenciarios ordinarios durante el tiempo en el que estuvo encarcelado en la cárcel cántabra de El Dueso. En consecuencia, desde enero estaba en el CIS de Iruñea, donde acudía únicamente a pernoctar.

En virtud de las medidas adoptadas posteriormente por la declaración de estado de alarma, no tenía que ir a dormir a la cárcel, puesto que las entradas y salidas conllevaban un claro riesgo de infección. Se trata de una medida dictada por Instituciones Penitenciarias teóricamente para todos los presos en tercer grado, aunque se está materializando caso a caso.

Ahora se ha producido el último paso, que convierte a Fraile en el primer preso de EPPK que ha conseguido completar todo el recorrido hasta la calle dentro de la batalla legal abierta por el Colectivo hace ya tres años, no sin múltiples dificultades en las diversas instancias. Así, en las sucesivas fases de esa pelea legal Fraile logró primero pasar a segundo grado, posteriormente obtener permisos de salida, más tarde acceder al tercer grado siendo reubicado en Iruñea y, finalmente, acceder a la libertad.

Gravemente enfermo

El represaliado durangarra ha pasado 22 años preso pese a padecer una grave enfermedad los últimos cinco años. El 25 de marzo de 2015 le diagnosticaron un carcinoma epidermoideo en el dorso de la lengua, tal como figura en el informe publicado en 2019 por Jaiki Hadi, en el que se incide en que Fraile presentó una denuncia por las torturas y malos tratos sufridos durante su estancia en comisaría, en régimen de incomunicación.

«Habida cuenta de la gravedad de la situación y con el objeto de controlar la enfermedad en la mayor brevedad de tiempo posible, se decidió el tratamiento quirúrgico en el Hospital de Badajoz, y así se hizo. Los problemas y las irregularidades surgieron en el momento del ingreso del enfermo en el hospital: se le mantuvo esposado todo el tiempo hasta el momento de la intervención quirúrgica», apuntaba Jaiki Hadi. Y remarcaba que «durante la noche se obstaculizó continuamente el descanso del paciente con ruidos, voces, amenazas y golpes en la pared por parte de las fuerzas de custodia y, finalmente, la policía entró y se mantuvo en el quirófano durante el curso de la intervención».

«Todas estas circunstancias, consecuencia de su condición de preso, evidencian que la cárcel afecta gravemente al tratamiento y evolución de su enfermedad. Es evidente que la prisión no es el lugar más adecuado para el control de factores desencadenantes y para la aplicación del tratamiento más adecuado, por lo que precisaría estar en situación de libertad y en un entorno familiar y afectivo más cercano», añadía.

Cabe recordar que, en una situación similar a la de Fraile, con las tres cuartas partes cumplidas o por cumplir este año 2020, se encuentran otros 73 presos políticos vascos, si bien solo 28 de ellos están clasificados en segundo grado y únicamente a ocho se les han concedido permisos ordinarios de salida. Además, hay una veintena de represaliados que continúan en prisiones españolas y francesas pese a paceder graves enfermedades.

 

Josu Urrutikoetxeak La Santen jarraituko du

Apirilaren 1ean Josu Urrutikoetxea aske uzteko bere defentsak aurkezturiko eskakizun berria aztertzeari ekin zion Parisko Auzitegiko instrukzio ganberak. Egun berean hartu zuen auzitegiak bere erabakia: bertan behera utzi zuen eskaera, Fiskaltzak hala eskatuta, nahiz eta ez zion eman erabaki horren berri ez presoari ez bere familiari.

Atzo Urrutikoetxearen familiak erabaki hori salatu zuen agiri baten bidez. Bake Bidea-Bakegileek, alde batetik, eta EH Baik, beste batetik, Ugaoko militanteari emandako tratu ankerra salatu zuten. Era berean, Urrutikoetxeak bezala, osasun larrialdia dela-eta beste hainbat presok kartzelatik berehala ateratzeko baldintza guztiak betetzen dituztela –hala nola Jakes Esnal, Xistor Haranburu, Ion Kepa Parot, Jon Gurutze Maiza eta Ibon Fernandez Iradi– oroitarazi zuten.

Urrutikoetxeari buruzko epaia «guztiz ulertezina eta eskandalagarria» dela gehitu zuten. Inoiz baino gehiago euskal presoekiko elkartasuna adierazteko tenorea dela esan zuen EH Baik. M. UBIRIA