2020/04/07

Johnson ingresa en la UCI y sume a Gran Bretaña en la incertidumbre

El ingreso de Boris Johnson en una unidad de cuidados intensivos cerró, ya de noche, una jornada de especulaciones sobre su estado. El primer ministro británico, que había minusvalorado los efectos de la pandemia, fue hospitalizado el domingo por un empeoramiento de los síntomas del Covid-19, que le mantenía confinado desde el 27 de marzo.

Iker BIZKARGUENAGA
Johnson-brexit
El primer ministro británico, Boris Johnson, en la recepción e los nuevos parlamentarios conservadores. (Leon NEAL/AFP)

El primer ministro británico, Boris Johnson, fue ingresado ayer en una unidad de cuidados intensivos tras sufrir un empeoramiento de su estado, después de que hubiera sido hospitalizado la víspera en un hospital londinense. «Durante el curso de esta tarde, la condición del primer ministro ha empeorado y siguiendo consejos de su equipo médico ha sido trasladado a una unidad de cuidados intensivos en el hospital», informó escuetamente Downing Street, sumiendo en una mayor incertidumbre a una ciudadanía que durante toda la jornada no supo a qué atenerse respecto a la situación de su Jefe de Gobierno.

Porque nadie supo, o quiso, decir a ciencia cierta cómo estaba Johnson. Su entorno más cercano había intentado restar importancia a su ingreso nocturno en el centro público St. Thomas y se limitó a señalar que el mandatario británico había sido hospitalizado «para hacerle pruebas». Esa era la tesis que había expuesto el domingo un portavoz suyo, quien dijo que hasta entonces había desarrollado síntomas leves, y sostuvo que no se trataba de un ingreso de emergencia. Aunque sí admitió que el premier británico tenía «temperatura alta».

Durante horas, lo único oficial era que el ministro de Exteriores, Dominic Raab, se haría cargo de los asuntos del Gobierno –ayer mismo presidió la reunión de emergencia sobre el Covid-19– y desde el Gabinete se apuntaba el deseo de que Johnson regresara lo antes posible a su residencia oficial. Sin embargo, no había ninguna certeza y estaban abiertas todas las hipótesis, hasta que de noche se confirmó la gravedad de su estado.

En este sentido, diarios como “The Guardian” habían especulado con que la situación podría ser más seria de lo que se decía, y llamaban la atención sobre el hecho que once días después de haberle diagnosticado el virus ya debería estar dando síntomas de mejoría, como mostró el secretario de Salud, Matt Hancock, que se infectó al mismo tiempo.

«Dada la creciente presión de los hospitales por la cantidad de infectados con coronavirus que ingresan, es poco probable que a Johnson lo hubieran hospitalizado a menos que sus médicos estuvieran verdaderamente preocupados, si se tiene en cuenta que algunos exámenes se pueden hacer en el 10 de Downing Street», decía “The Guardian”.

Con la cantidad de dirigentes políticos afectados por el Covid-19 es complicado atribuir el positivo de Johnson a ningún factor concreto, pero el primer ministro simboliza la situación en la que se encuentra ahora mismo su país, quizá víctima de una estrategia que le hizo perder tiempo de respuesta. Con 52.274 casos y 5.373 fallecidos, su curva, lejos de aplanarse, mantiene una tendencia ascendente.

La semana más triste en EEUU

La actitud de Johnson, casi indolente, se asemeja a la que ha mantenido un mandatario muy cercano en carácter e ideología: Donald Trump. Lo que ocurre es que en EEUU la curva no es que esté lejos de aplanarse, sino que es casi una línea vertical. Con 347.000 casos y más de diez mil víctimas mortales, Estados Unidos es el principal foco en el planeta, y si los números absolutos son aterradores, lo es más la rapidez con la que se multiplican los infectados y los fallecidos.

La gravedad de la situación fue expuesta sin tapujos por el director general de salud pública, Jerome Adams, quien dijo que esta «va a ser la semana más dura y triste de las vidas de la mayoría de los estadounidenses». «Este va a ser nuestro momento (similar al) de Pearl Harbor, al del 11-S, solo que no va a estar concentrado en un mismo sitio, va a ocurrir por todo el país», agregó. Se le olvidó añadir que aquellos trágicos hitos fueron ataques por sorpresa y el Covid-19 es un iceberg que ha estado dos meses acercándose mientras su capitán mantiene rumbo y velocidad de crucero.

 

42 hildakoek eta test kopuru txikiak kasuen beherakadaren baikortasuna apaldu dute

Euskal Herrian koronabirusak kutsatutako aspaldiko kopuru txikiena izan zen iragan igandean, atzo emandako datuen arabera. Orotara, 340 positiboren berri eman zuten Lakuako eta Iruñeko gobernuek, aurreko egunean baino berrehun kasu gutxiago. Baina datu horiek eragin dezaketen baikortasuna apalduta geratzen da igorritako txostenen letra txikiari begiratuta, Osakidetzak zabaldutakoarekin batez ere. Izan ere, iragan igandean 738 test egin zituzten Araban, Bizkaian eta Gipuzkoan, hain zuzen, aurreko egunean egindakoen erdia, eta horrek azaltzen du positibo kopuruaren jaitsiera.

Ildo horretan, batez bestekoei begiratuta, igandean egindako proben %29k baiezko emaitza eman zuten, hots, aurreko hiru egunetako ehuneko berdina. Duela astebete baino zazpi bat puntu gutxiago da hori, eta kutsatu berriek kopurua murrizten ari dela adierazten dute, baina litekeena da test gehiago egiten direnean zenbaki osoak berriro ere handiagoak izatea, eta atzo emandakoak baino gehiago izatea.

Baikortasunerako tarte handiegirik ez du ematen hildakoen kopuruak ere. Igandean beste 42 biktima eragin zituen koronabirusak, aurreko egunean baino hiru gutxiago, eta iragan astean oro har hildako gehiago izan ziren egunero, baina oraindik oso zifra altuak dira aldaketa nabarmenik dagoela adierazteko. Euskal Herrian dagoeneko 737 dira zendutakoak.

Horien artean IMQ osasun enpresan ziharduen langile bat dago. Haren senide eta gertukoei doluminak adierazteko eta babes neurririk ez dutela salatzeko elkarretaratzea egin zuten Zorrotzaurreko klinikan hainbat langilek. IMQ taldeari eta IMQ Zorrozaurre eta IMQ Virgen Blanca kliniketako zuzendaritzei «arduraz jokatzeko» eskatu zieten, eta langileen segurtasuna eta babesa bermatzeko; izan ere, azaldu zutenez «gaur egun, banakako prebentzio eta babeserako neurriak ez dira nahikoak».

Langileek salatu zutenez, IMQko zuzendaritzak langileei testak egin gabe jarraitzen du, osasun larrialdiko egoera deklaratu zenetik 20 egun luze igaro ondoren, nahiz eta «funtsezko zerbitzu bat» ematen ari diren, arrisku sektorea izan eta Osakidetzak bideratuta Covid-19arekin kutsatutako pazienteak artatzen ari diren. «Osasun sektorean lan egiten dugun langile guztiak mugako egoera bat bizitzen ari gara, eta hor, modu arruntean ditugun lan karga handiez gain, psikologikoak ere gehitzen dira orain, baita gure osasunari eragiten diotenak ere», adierazi zuten, eta horregatik IMQ taldeari eskatu zioten «lehenbailehen bitartekoak jar ditzala», kliniketako «langile guztien osasuna eta osotasuna bermatzeko». Zehazki, bi kliniketan lan egiten duten langile guztiei testak egiteko eskatu zuten, baita beharrezkoak diren babesteko ekipamenduak banatzea eta segurtasunez lan egiteko gainerako prebentzio neurriak hartzea ere.I.B.