Izkander FERNÁNDEZ
NAIZ KONTZERTUAK

SKABIDEAN Y LOS SONIDOS JAMAICANOS PONEN LA BANDA SONORA AL VERANODE LAS GUITARRAS

LA EMOTIVA INICIATIVA NAIZ KONTZERTUAK LLEGÓ A SU FIN EN LA NOCHE DEL VIERNES TRAS NUEVE CONCIERTOS EN DOS MESES. EN TODO ESTE TIEMPO, NUESTRA COMUNIDAD MUSICAL HA SENTIDO UN ALIENTO CÁLIDO MIENTRAS QUE LA MÚSICA EN DIRECTO MANTENÍA SU LATIDO EN LOS DUROS MOMENTOS DE LA PANDEMIA.

gara-2020-08-01-Crónica

Un porcentaje muy alto de nuestra nostalgia se escribe en verano. En el interminable cielo azul, en el eco de las olas del mar, en el calor de una noche mágica, en la inusitada diversión de una juerga en fiestas de un pueblo lejano, en aquella foto, aquel amor, aquel concierto. Curiosamente, el ska y el reggae, por su sonoridad cálida, festiva y alegre tiene, a menudo, el mismo poder que un rayo de sol rebotando en la ventana durante el amanecer de nuestro primer día de vacaciones.

Este extraño y cruel verano de 2020 tendrá que, de alguna forma, dejar recuerdos clavados con chinchetas en las paredes de nuestra nostalgia.

Seguro que algunas de esas notas harán referencia a la iniciativa musical NAIZ Kontzertuak y, particularmente, al concierto de Skabidean como punto culminante de la serie de nueve conciertos que ha salpicado la primera mitad de nuestro verano.

Quince minutos antes de las diez, delante de la pantalla. Anuncios comerciales en la que nuestros supuestos vecinos guardan una apariencia tan neutra que parecen sacados de cualquier agencia de actores holandesa, inglesa o noruega. Un japonés que parece más vasco que los del anuncio anterior. Los preciosos sonidos con guiños al post rock con los que ese batería con gorro de lana sale a una nave industrial abandonada para aporrear su instrumento. Esa chica también neutra pero ligeramente más creíble pese a que haga headbanging. El primer plano de emisión brillante e ilusionante donde el escenario y la disposición de todos los elementos se hacen tangibles. Los primeros acordes y la sensación de que una vez más, estamos en un concierto. Las bandas batiéndose el cobre en un vehículo que no es el suyo. Todo eso y más, formará parte de nuestra nostalgia algún día.

Skabidean, aparentes partícipes de esta elucubración, también se apoyaron en la nostalgia para contextualizar la ilusión por participar en NAIZ Kontzertuak. Una actriz escenificaba el futuro. En 2060 las ondas de NAIZ Irratia se hacían eco del concierto de la «legendaria banda Skabidean» dentro de NAIZ Kontzertuak. Acto y seguido la intro coral “Izaera” servía de cortina de presentación para el primer tema del concierto, “Heldutasunari”.

El ska, el reggae y el rocksteady se apoderaron de la última noche de NAIZ Kontzertuak gracias a Skabidean. La banda de iruñerria ofreció un concierto fresco, alegre, cálido y emotivo en el que sufrió en exceso cuando prescindió del color que aportan las gargantas del trío femenino The Black Birds. Llegaron versiones de Carlos Mejía Godoy y Toots and The Maytals. Se tendieron puentes entre jamaicana y Nafarroa a través de la música. Y, sobre todo, Skabidean, puso banda sonora a este particular verano que en unos años recordaremos como parte de nuestra nostalgia.