2020/09/11

El almuerzo tradicionaL, en los gemelos de antsoain
I.A.|ANTSOAIN
0911_hurrengo_p04_f01

Los Gemelos es un bar de toda la vida de Antsoain (Nafarroa). Esperanza e Ildefonso fueron quienes abrieron el bar que hoy en día regentan sus hijos gemelos, Julen y Fermín, junto con su hermano José Luis. De ahí el nombre de este bar en el que día a día, los hermanos De la Torre Palomar continúan con el legado que iniciaron sus padres.

Situado en el polígono de Antsoain (Avenida Hermanos Noain, 30), Los Gemelos está especializado en los almuerzos. De lunes a sábado, el bar se llena de comensales que se acercan hasta allí para disfrutar de un almuerzo tradicional.

Patas, callos o ajoarriero son las cazuelas que más éxito tienen. Y es que estos platos típico en los almuerzos de nuestra tierra son cocinados en recipientes de barro. Además de las cazuelas, en Los Gemelos podremos optar por una carta de bocatas variados, así como tortillas rellenas, torreznos y orejas.

Después del desayuno, el almuerzo es considerado como la segunda comida más importante del día. Y en estos días en los que el tiempo es oro, el almuerzo da la energía que se necesita para seguir afrontando el día, controla el apetito y mantiene activo el metabolismo.

Así pues, para disfrutar de un almuerzo tradicional, el de toda la vida, no hay más que acercarse al bar Los Gemelos donde, de lunes a viernes, en horario de 7:30 a 14:30, la oferta gastronómica de los hermanos Julen, Fermín y José Luis hacen de la hora del almuerzo el mejor momento del día.

cazuelica de manitas de cerdo

Esta receta no será probablemente la de nombre más atractivo, pero sí una de las más ricas y sabrosas. Esta parte del cerdo puede parecer engorrosa y complicada de preparar, pero lo cierto es que en la actualidad viene muy limpia de la carnicería por lo que nos dará muy poco trabajo su preparación.

Elaboración:

• Primero hay que sazonar y aderezar las manitas de cerdo con orégano. A la hora de comprar la carne, indicaremos al carnicero que corte cada manita de cerdo en cuatro trozos: un corte longitudinal, y, después, cada mitad en dos trozos.

• A continuación, colocaremos los ocho trozos de carne en una olla a presión, lo cubriremos todo con agua y le añadiremos los dos ajos enteros y la hoja de laurel. Cerraremos la olla y lo calentaremos a fuego fuerte hasta que suba la válvula al máximo. Después, bajaremos la temperatura al mínimo y lo dejaremos cocer durante 45 minutos.

• Transcurrido este tiempo, retiraremos la olla del fuego. Cuando se haya enfriado por completo, sacaremos las manitas de cerdo a una bandeja y colaremos el caldo de la cocción.

• Rebozaremos cada trozo de carne en harina y huevo y los freiremos en una sartén con aceite a fuego medio. Una vez fritos, lo sacaremos a una cazuela limpia.

• Cuando tengamos todos los trozos rebozados, retiraremos casi todo el aceite de la sartén y doraremos en los restos de esa misma grasa una cucharada de harina a la que le verteremos un poco del caldo, removeremos y añadiremos sobre el guiso.

• Por último, debemos probar el punto de sal y dejaremos cocer las manitas de cerdo otros 10 minutos a fuego lento antes de servirlo y disfrutar de todo su sabor.