Mikel INSAUSTI
CRÍTICA «LA FOTÓGRAFA DE MONTE VERITÀ»

El movimiento protohippy en una idílica Suiza