GARA
AL CIERRE

La resaca se tiñó de rojo