2013/11/13

Artur Mas toma Israel como ejemplo y da la espalda a los palestinos
Beñat ZALDUA
P018_f01-148x112

El president de la Generalitat, Artur Mas, se encuentra esta semana de viaje oficial en Israel con el objetivo de potenciar la colaboración científica entre Catalunya y el país hebreo, así como para tratar de captar nuevos inversores.

Sin embargo, la política se ha colado en cada acto protocolario que ha llevado a cabo Mas, quien en ningún momento ha escondido sus simpatías por Israel, cuyo modelo de estado considera todo un ejemplo para una futura Catalunya independiente.

Además de visitar el Muro de las Lamentaciones y el Museo del Holocausto, Mas se reunió el lunes con el ministro de finanzas y número dos del Gobierno israelí, Yair Lapid, ante quien expuso que «Israel es para Catalunya un país estratégico en muchos sentidos».

«Siempre hemos intentado demostrar que estábamos al lado de Israel en los momentos difíciles», explicó, para añadir que «Israel es un país con el cual Catalunya se debe poder relacionar en las mejores condiciones posibles». «Nosotros, que ya hace años que colaboramos, no queremos abandonar esta relación, sino enfatizarla», concluyó.

Remarcar similitudes

Durante todo el viaje, Mas ha tratado de remarcar las similitudes entre Israel y Catalunya, asegurando que la existencia del primero prueba la viabilidad del segundo como estado independiente: «Podemos aprender muchas cosas de Israel, que permite subrayar que, cuando se especula si Catalunya es viable, nos podemos comparar en muchos aspectos con un país tan viable como Israel, que ha conseguido un gran nivel de excelencia en muchos sentidos».

De hecho, Mas no oculta su admiración por el progreso tecnológico israelí, evitando referirse a su estrecha relación con el sector militar y con la ocupación de los Territorios Palestinos.

Ayer el president también buscó complicidades con el proceso catalán en su reunión con el presidente de Israel, Shimon Peres, de la que destacó que habían «coincidido en muchas cosas».

Mas le explicó «el proyecto que Catalunya está defendiendo» para conseguir «más poder, más autogobierno y mayor soberanía».

Por el contrario, Mas apenas se refirió en Israel a los palestinos, con quienes no concertó ni una sola cita, limitándose a señalar que están abiertos a cualquier diálogo con las autoridades palestinas y excusándose en que ya recibió al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, hace dos años en Barcelona.

Esta conducta fue criticada por CUP, ICV-EUiA y PSC, así como por el movimiento de boicot a Israel, BDS, que en un comunicado señaló que «Israel no es ningún referente».

«La ocupación, la colonización y el apartheid no son nuestro modelo para Catalunya», añadieron.