2013/11/13

Maite Soroa
msoroa@gara.net
Osasuna y la Navarra foral y española

Hay personas a las que les dan una columna para que escriban lo que quieran y se vienen tan arriba, tan arriba, que no miden sus despropósitos. Algo así le debe ocurrir a Pascual Tamburri, que tiene una necesidad casi enfermiza de meterse con todo el mundo. En su última pieza en «Elsemanaldigital», el profesor de instituto carga contra Osasuna, aprovechando que los rojillos no pasan por un momento dulce, y descubre cuál es el origen de los males del equipo. Empieza diciendo que «en Pamplona por desgracia vuelve a mezclarse fútbol con intereses políticos, y no precisamente de la política más deseable ni limpia», es decir, la suya, y sigue con un párrafo indescriptible. Lean, lean: «El escándalo, bastante más allá de lo deportivo, es que el entrenador pamplonés Javier Gracia llamó al juvenil de Osasuna José Manuel García Maurín a jugar como media punta con el equipo. Y este José García no es cualquier cosa; reclutarlo es toda una señal de dónde quiere ir, o de qué no quiere evitar, la dirección del club». ¿Y adónde quiere ir Osasuna subiendo al primer equipo a un chaval del juvenil? ¿A promocionar la cantera? Qué va; el inefable Tamburri explica, por decir algo, que «José García Maurín procede de una larga vinculación a los Microbotas, una facción juvenil del grupo abertzale de extrema izquierda de hinchas Indar Gorri», y añade que su promoción «puede entenderse como un aplauso a todo ese mundo ajeno a la tradición osasunista, a la convivencia cívica y, manifiestamente, a la Navarra foral y española». Es decir, que un jugador joven -y muy bueno, según dicen- juegue con Osasuna es ir contra la Navarra foral y española. Tamburri debería hacérselo mirar, porque lo suyo es patológico.

Si no, vean lo que cuenta a continuación, porque es de traca. El carcalumnista critica que «Miguel Archanco prometió que `las comunicaciones con la masa social serán en bilingüe, porque nosotros buscamos la normalidad del euskera'», algo que le resulta inaceptable, y concluye señalando que «Archanco quiere más euskera. Archanco promociona a José García. ¿Tendrán algo que ver las dos cosas? Si le importa más el vascuence que la quiebra o el descenso del club vamos bien». No me digan que no sienten un poco de lástima por el personaje... Se están volviendo majaras.