2013/11/14

Fagor da otro paso hacia la liquidación al presentar el concurso de acreedores

La presentación del concurso de acreedores por parte de Fagor Electrodomésticos abre un nuevo escenario en el que las opciones que se barajan son una «salida ordenada» o la liquidación.

P004_f03

Después de casi un mes de entrar en preconcurso, Fagor Electrodomésticos presentó finalmente ayer la solicitud de suspensión de pagos al no lograr los 170 millones que precisaba para hacer frente a los pagos más urgentes y poner en marcha el plan de viabilidad que solventase la deuda de alrededor de mil millones de euros que arrastraba.

La solicitud de concurso voluntario de acreedores efectuada ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Donostia se comunicó pasadas las dos de la tarde tanto a la Comisión Nacional del Mercado de Valores como a los medios de comunicación, a través de una breve nota en la que Fagor aseguraba que «esta decisión pone fin a un periodo de negociación con la Corporación Mondragon, instituciones públicas, fondos de inversión, entidades financieras y otras compañías del sector que ha concluido sin éxito».

«Lamentamos no haber podido contar con la financiación suficiente para continuar con la actividad productiva, y salvaguardar así los intereses de empleados, socios y acreedores», manifestaba en dicha nota Sergio Treviño, director general de Fagor Electrodomésticos, cooperativa que dio origen al grupo Mondragon y que contaba con una plantilla total de 5.630 personas, 2.200 en Euskal Herria.

A partir de este momento, será el administrador concursal designado por el juez el que determine si se alcanza un convenio con los acreedores para perdonar parte de la deuda y aplazar su pago o, por el contrario, se determinan la fórmula y plazos para hacer frente a los compromisos a través de su liquidación, tal y como reconocía ayer la cooperativa.

Además, en los próximos días, se presentará el concurso para sus sociedades filiales Edesa y Grumal, que continúan en preconcurso, según comunicó Fagor a la Comisión Nacional del Mercado de Valores en una nota en la que daba cuenta de la solicitud de concurso también para la filial Fagor Ireland Ltd., sociedad que reúne las marcas de Fagor Brandt.

Precisamente, la presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, deseó que el concurso de acreedores permita a la compañía salvar su marca «por el empleo y por España».

«Vamos a ver si con un concurso de acreedores ordenado al final se mantiene algo», dijo Rodríguez, quien explicó que la intervención que tendrá la CNMV en este proceso será nombrar un administrador concursal cuando así lo determine un juez, dado que la empresa emitió obligaciones.

«Esperemos que al final, como dice la ley concursal, la situación de concurso sea para intentar seguir con la marca y que la compañía salga adelante», concluyó.

También la Diputación de Gipuzkoa se refirió a este asunto para señalar que el concurso «complica las salidas», aunque «no cierra las vías para que pueda haber una salida ordenada» e incluso se pueda dar la continuidad de alguna de las actividades de la cooperativa.

En este sentido, destacó que la reunión mantenida esta semana entre el diputado general, Martín Garitano, y el presidente de Kutxabank, Mario Fernández, además de «algunos movimientos con otros actores», hacen «abrigar la posibilidad de que no haya una liquidación en la que se subasten simplemente los activos de la empresa», sino que se puedan buscar «salidas» a los negocios que puedan tener viabilidad.

También la Corporación Mondragón ofreció su colaboración para intentar salvar «aquellas unidades productivas» de la compañía que «sean rentables» en el proceso concursal.

Fuentes de la Corporación señalaron asimismo que mantienen activos los mecanismos de solidaridad para recolocar a los trabajadores de Fagor, un tema que calificó como «prioridad absoluta». En cualquier caso, reconoció que es un «día muy triste» para la corporación por el hecho de que entre en concurso «la cooperativa madre».

Manifestación en Basauri

Entretanto, los trabajadores de Edesa se manifestarán esta tarde en Basauri para mostrar su rechazo a la decisión de Fagor Electrodomésticos de presentar concurso para la planta y no aceptar el aval de tres millones de euros anunciado por la Diputación de Bizkaia.

La marcha, en la que participará una delegación de Ezker Batua Berdeak, se iniciará a las seis de la tarde en la sede de la planta vizcaina y concluirá en la plaza de Benta donde se dará lectura a un comunicado.

El portavoz de los trabajadores, Ernesto Pérez, señalaba ayer que todavía están en estado de «shock» por el anuncio de que Edesa no se salvará del concurso, después de que durante unos días pensaran que se iba a levantar el preconcurso tras el anuncio efectuado por el diputado general, José Luis Bilbao.

El «efecto arrastre» del cierre de Fagor tuvo ayer otro damnificado, la empresa Incasa de Mungia, que fabrica piezas de aluminio para lavadoras, que ha solicitado también su entrada en concurso de acreedores, arrastrada por el impago de 1,2 millones de euros por parte de Fagor Electrodomésticos, su principal cliente.

La mala situación de esta empresa de una treintena de empleados se ha visto propiciada por la caída de la cooperativa de Arrasate que, además de adeudar a Incasa 1,2 millones, había efectuado a esta firma numerosos pedidos, que no serán adquiridos.

El hecho de que la compañía vizcaina entre ahora en concurso de acreedores obliga a que los trabajadores, que en este momento se encuentran afectados por un expediente de regulación de empleo, vean extinguidos sus contratos laborales y pasen a engrosar las listas del paro.

París plantea habilitar fondos públicos para Brandt

El ministro francés de la Reconstrucción Productiva, Arnaud Montebourg, presentó ayer un nuevo fondo al que se dotará con 380 millones de euros de dinero público para acudir en ayuda de empresas en dificultades, y dijo que Fagor-Brandt podría ser una de las beneficiarias.

En una entrevista radiofónica, insistió en que Fagor-Brandt tiene una cuota de mercado del 14% en el Estado francés, dispone de tecnología propia, capacidad de innovación e instalaciones industriales. «Queremos conservar esta herramienta industrial, desplegarla y mantener el mayor número de empleos», recalcó.

Aunque no dio detalles, afirmó que su Ejecutivo no pretende tomar el control de las empresas intervenidas de forma duradera. «Nuestra opción es dar un apoyo público temporal junto a inversores privados», indicó.

Justificó su intervención en la inactividad de las entidades financieras: «Puesto que el sistema financiero no ha hecho su trabajo, el Estado va a hacer de banco, es decir que va a tomar dinero prestado para prestarles» a las empresas en dificultades.

Uno de los responsables sindicales de Fagor-Brandt, Paul Briglia (CGT), se felicitó por la iniciativa e hizo hincapié en que se necesita «dinero para reactivar las factorías», paradas desde el 14 de octubre, lo que afecta a 2.000 empleos directos y otro millar indirectos. GARA

Efecto arrastre. La empresa Incasa de Mungia, con 30 empleados, también solicitó ayer su entrada en concurso, arrastrada por el impago de 1,2 millones de Fagor Electrodomésticos, para la que fabricaba piezas de aluminio para lavadoras.