2013/12/24

Eñaut Barandiaran
Autor del blog baloibatenatzetik.wordpress.com
Traje de Champions

Consumida la última jornada liguera del año y a falta de apenas dos para acabar la primera vuelta, parece claro que al Athletic, hasta la fecha, no le incomoda el traje de la Champions. Y digo hasta la fecha consciente de que no es conveniente lanzar las campanas al vuelo, por aquello de que cuanto más altura cogen mayor velocidad alcanzan en la caída. Aun así, ha transcurrido tiempo suficiente para poder afirmar con cierto desahogo que los rojiblancos se perfilan como candidatos a quedarse el traje de la Champions en la jornada 38.

Hasta terminar la Liga el traje es alquilado, y los trajes de alquiler nunca son fáciles de llevar, están fabricados en talla estándar, sin atender a las particularidades de cada cliente. Cuando va bien de hombros es estrecho de cadera o tobillos, o al revés, o todo a la vez; los zapatos nunca pegan con la corbata u obligan a encoger los dedos de los pies, y la duda de la chaqueta atada o abierta es continua a riesgo de parecer gordo o gilipollas.

Pese a todo, el paso de las semanas ha moldeado la percha de los rojiblancos, y cada vez lucen el traje con mayor soltura. Al principio las costuras saltaban a la vista, los resultados remendaban un juego que no daba para tanto, y muchos no acabamos de ver si se había abandonado el chándal revolucionario de Bielsa para cambiar de look o simplemente se apostaba por ser otro emperador desnudo de los que lo fía todo al soniquete de «clasificación, amigo, clasificación».

Resuelta la duda de qué quiere ser de mayor, y sustentado en el granito de Iturraspe y Mikel Rico, que lo mismo pican piedra como la esculpen, el Athletic se ha lanzado a degüello a por aquello que comenzó siendo una quimera para transformarse después en un sueño y acabar convirtiéndose, a estas alturas del torneo, en un bonito cuento de Navidad, de los que nos gustaría escuchar a los aficionados del Athletic sentados junto a la chimenea, una especie de «Qué bello es vivir» en rojo y blanco, y con sus protagonistas vistiendo de traje.

Traje de Champions. De momento, alquilado.