2014/01/25

Kronika
Presupuestos participativos
Atarrabia pone las cuentas públicas bajo la lupa de los ciudadanos

Las cuentas de 2013 en Atarrabia se presentaron ante los vecinos en una acto en la Casa de Cultura, donde también se explicaron las líneas principales de actuación para el próximo año. La idea del Ayuntamiento es ahondar en la transparencia e ir dando pasos hasta tener unos presupuestos enteramente participativos.

Aritz INTXUSTA
P013_f01_100x100

El gran salón de la Casa de Cultura de Atarrabia es empinado y con butacones azules. Clavado a un cine. También tiene pantalla gigante, que ayer era doble. Sin embargo, la cita no era para estrenar una película, sino para la presentación de las cuentas públicas del Ayuntamiento el pasado año y la explicación de los ejes de actuación del ejercicio próximo. Las pantallas gigantes estaban dispuestas para los power points con los números del consistorio. En el escenario, se había colocado una pequeña mesa parecida a las de los debates, con cuatro asientos destinados al alcalde, su segunda, al secretario del Ayuntamiento y al interventor municipal.

A la entrada al salón, se repartía a cada asistente un tríptico explicativo y una encuesta para valorar la vista pública, una experiencia que se repite por tercera vez este legislatura. El objetivo que tiene el Ayuntamiento que dirige Peio Gastearena (Bildu) es acercarse cada vez más a unos presupuestos participativos. Ayer, que hacía una noche de perros, bajó algo la asistencia de público, pese a que se superaron las cuarenta personas.

«Para lograr unos presupuestos verdaderamente participativos el primer paso es informar debidamente a la ciudadanía de qué dinero se dispone y para eso estamos aquí», explicaba Gastearena. «Nosotros damos la cara aquí por todas y cada una de las partidas en las que nos hemos gastado el dinero. Y tenemos a nuestro lado a los técnicos para que puedan explicar las cosas que estamos obligados a hacer o qué no podemos hacer por ley, como subir los sueldos de los trabajadores».

El formato de la vista pública abierta a todos los vecinos es una explicación detallada de los gastos del año anterior y la exposición de cuáles van a ser las áreas donde se gastaran los 7.576.489 euros de los que disponen este año. Luego, llegan las preguntas. «Siempre preguntan mucho. Hay gente que se lanza a temas más generales pero, normalmente, se trata de preguntas concretas de colectivos que conocen bien los presupuestos o gente que ha estado de concejal, bien con nosotros, bien con otros grupos», explica. «Es complicado. Si has cometido algún error, cualquiera puede ponerte en evidencia delante de todos. Estoy seguro que el alcalde de Eguesibar no se hubiera atrevido a un acto así», destacó. Entre otras cosas, se les preguntó por la deuda que supone la Casa de Cultura, sobre las ayudas a los damnificados por la última riada e incluso sobre cuánto pagan las empresas instaladas en la localidad.

Aunque es la tercera vez que el Ayuntamiento hace este ejercicio de transparencia, la diferencia con anteriores ocasiones es que se ha dado un pequeño paso más y se han abierto alguna ventana a una participación ciudadana más real. En concreto, se han abierto las áreas de Igualdad, Bienestar Social, Euskara y Juventud a un proceso de elaboración a través de foros de debate donde ya no solo se escucha el criterio de los concejales. «Aún es un espacio que está un poco verde -confiesa el alcalde- porque no está claro en qué grado un foro así representa a toda la ciudadanía. De todos modos, el camino va por ahí».

tranquilidad y futuro

El hecho de que parte de los presupuestos se hayan decidido en el seno de foros de debate da cierta tranquilidad a Idoia Maya, la teniente de alcalde. «Hemos venido aquí a sabiendas de que te pueden preguntar cualquier cosa, que cada ciudadano es libre de criticar cuanto quiera. Sin embargo, saber que áreas sensibles como la de Igualdad han sido ya consensuadas con los principales movimientos del pueblo interesados siempre te permita afrontar esta cita sin tantos nervios», asegura Maya.

Pero ayer no solo se rindieron cuentas sobre el gasto anterior, el Ayuntamiento sacó a debate cuáles van a ser sus planes para este año. En particular, su gran apuesta pasa por reservar 60.000 euros «a medidas de generación de empleo» así como «dar prioridad a los servicios sociales de base, al uso del euskara y al fomento de la formación».