2014/01/28

EÑAUT BARANDIARAN
AUTOR DEL BLOG BALOIBATENATZETIK. WORDPRESS.COM
Buenas noticias

En tardes como la de El Sadar es imposible no sentirse orgulloso del equipo, tanto por el fondo (la victoria) como por la forma (el juego). Tras la fallida partida de ajedrez en el Calderón, de la que salió perdedor en casi todos sus movimientos, el Athletic necesitaba reafirmar su mejor versión esta vez fuera de San Mamés, y hacerlo en Iruñea, territorio hostil donde los haya, pese a que su directiva esté consiguiendo a base de establecer precios desorbitados ahuyentar hasta a los más valientes, tiene especial importancia.

La inquina con la que se recibe a los rojiblancos merecería una reflexión por ambos lados, en primer lugar un reconocimiento de que la entidad de Ibaigane habrá cometido excesos y errores en su relación con los rojillos y especialmente en lo referente a su cantera, pero por otro lado no es baladí preguntarse cuál sería la situación de estos últimos sin el concurso del Athletic. A lo mejor repasar la historia de las últimas tres décadas ayudaría, siempre que se huya de argumentos facilones, populistas y demagógicos, a rebajar una tensión creada artificialmente -y no siempre por motivos deportivos- por la caterva foralista de UPN y sus adláteres mediáticos. Si toda la lista de enemigos de Osasuna fuera de la entidad del Athletic, la parroquia rojilla que viste a los rojiblancos de todos sus demonios podría dormir más tranquila.

Centrándonos en el plano estrictamente deportivo, la mejor noticia es que los de Valverde consiguieron trasladar San Mamés a Iruñea, logrando por primera vez en la temporada rendir al mismo nivel fuera que en casa. La cantidad de buenas nuevas que se traen los rojiblancos en el zurrón, en un fin de semana redondo tanto en lo anímico como en lo clasificatorio, servirán, sin duda, para fortalecer la moral de la tropa de cara al trascendente choque de mañana: marcaron los dos puntas del equipo, la segunda línea se mostró especialmente desequilibrante, espectacular Susaeta, decisivo Herrera, e Iturraspe volvió a demostrar que donde manda capitán no manda marinero. Todo ello, y más, necesitarán para eliminar a un equipo de la talla del Atlético de Madrid. San Mamés se enfrenta a su reto más difícil en el punto más álgido de la temporada. Otro partido para seguir disfrutando.