2014/04/14

Terpstra materializa el ánimo de revancha del Omega

Lanzó un ataque a falta de seis kilómetros para preparar el terreno a Boonen y Stybar y aprovechó el marcaje de los favoritos. Cancellara solo pudo ser tercero.

Joseba ITURRIA
P035_f02_645x645

Niki Terpstra encontró en Roubaix el premio al ánimo de revancha del Omega tras su mala actuación en el Tour de Flandes. Tras llevar a un combativo Tom Boonen al grupo de cabeza, lanzó un ataque a seis kilómetros de la meta para desgastar a sus rivales y aprovechó el marcaje entre los favoritos para ganar.

A veinte segundos llegó un grupo de nueve corredores en el que John Degenkolb logró la segunda plaza, mientras que Fabian Cancellara se tuvo que conformar con la tercera. Bradley Wiggins entró en ese grupo en el que Omega había conseguido meter a Stybar y Boonen, que fue el que desencadenó la batalla a 64 kilómetros de meta.

El flamenco atacó de forma sorprendente desde muy lejos y obligó a trabajar primero al BMC, que lanzó a Hushovd cuando faltaba poco para la neutralización. La insistencia del noruego y del líder del Omega provocó que se formara un grupo en cabeza con Tankink (Belkin), Martínez (Europcar), De Backer (Giant) y Thomas (Sky), que obligaron a trabajar por detrás al Trek primero y al Orica GreenEdge después hasta que a 25 kilómetros de meta se unieron todos los favoritos.

Entonces fue Peter Sagan el que lanzó un ataque, Boonen volvió a responder en su persecución y Cancellara, siempre a contrapié, se quedó en un segundo grupo hasta que consiguió enlazar poco antes del Carrefour de l'Arbre. En ese tramo de pavés de dos kilómetros se demostró que el suizo, John Degenkolb, Sep Vanmarcke, Zdenek Stybar y Peter Sagan eran los hombres más fuertes.

Pero las diferencias fueron mínimas y por detrás Terpstra trabajó para colocar a Boonen en el primer grupo junto a los Sky Thomas y Wiggins. Poco después de enlazar el holandés atacó para castigar a los rivales de sus líderes y, aunque Thomas y De Backer se sacrificaron para Wiggins y Degenkolb, no pudieron evitar su triunfo.

Los tres vascos terminaron

El buen tiempo ayudó a que terminaran 144 corredores y que, como en el Tour de Flandes, llegaran a meta los tres vascos participantes, Imanol Erviti, Egoitz García y Markel Irizar. Es la primera vez que tres vascos terminan las dos grandes clásicas del Norte en una semana.

«Era mí día de suerte»

Niki Terpstra destacaba que «me he quedado en el Carrefour de l'Arbre, pero he conseguido volver con Tom Boonen. Cuando nos hemos juntado los once mi director Wilfried Peeters me ha dicho que atacara. No entendía las diferencias que me daban y por eso no he creído en la victoria hasta la última curva. No he tenido ningún pinchazo, ni caída, era mi día de suerte». Admitía que Omega corría con mucha presión tras su mal Tour de Flandes: «La había en el exterior y en el interior del equipo. También es por eso por lo que estábamos muy motivados, queríamos demostrar que podíamos ganar».

Cancellara decía que «el viento ha condicionado la carrera. Al final he pensado atacar, pero los demás esperaban mi ataque. He tenido que cambiar de bicicleta y la caída de Roulston me ha obligado a gastar energías para volver rápido porque había batalla».

GARA