2014/10/24

Gose presenta «Gosariak», con textos de Joseba Sarrionandia

«Gosariak», el nuevo disco de Gose contiene once sugerentes canciones donde el golpe rítmico del trío se fusiona de manera espléndida con las letras que Joseba Sarrionandia ha escrito específicamente para este disco. Palabra y notas toman diferente signo según las sensaciones revertidas por los textos o por la música. El cedé se esconde en una caja artística donde un libreto de valor añadido completa una obra que puede conseguirse hoy y mañana con «GARA».

Pablo CABEZA BILBO
P034_f02

En 2012, mientras Gose prepara el disco «Naranja», el trío intenta que Joseba Sarrionandia les escriba una letra para el álbum, pero no pudo ser por diferentes circunstancias. Ese mismo año, cuando Gose presenta «Naranja» (los colores han definido sus portadas) en el escenario Ahotsenea, dentro de Azoka de Durango, al final del concierto se presenta un «mensajero» que les explica que Joseba no había visto claro lo de hacer una sola letra para el cedé, que más que una letra aislada dentro de una obra, lo que le gustaría es escribir un disco entero con ellos.

Ante esta nueva situación, el trío de Arrasate alucina y comienza a darle vueltas al asunto; en especial con el cómo y de qué manera afrontarlo. Con visión ambiciosa deciden que la idea tenga tres patas e incluyen la ilustración, el empaquetamiento artístico, el reto global.

A Gose siempre le ha gustado la simbiosis artística entre los discos de Laboa y Zumeta, así que presienten que este es el momento de articular todo esto, de reunir a gente de diferentes disciplinas. También les seduce acoplarse con una generación de artistas diferente al tiempo del grupo (por concepto musical, edad, etc..).

«Aunque Iñigo Arregi, Juan Luis Goikolea y Joseba Sarrionandia sean de la misma generación, han vivido cada uno de ellos experiencias muy diferentes. Y nos parecía interesante agitar todas esas sensaciones distanciadas y ver qué pasaba», matiza Iñaki Bengoa, programación y percusión en Gose.

Mientras desayunan en un bar, casi sin querer, surge el nombre de `gosariak'. El término les sugiere, se cruzan significados, complicidades... y comienza un largo y costoso proceso que terminará dos años después en el actual «Gosariak», un disco autoproducido, como sus cuatro últimos discos, bajo Jangura Produkzioak y que, siguiendo las diferentes formas de propagación que han llegado con la nueva situación musical, GARA pone en los quioscos durante hoy y mañana.

Con GARA, lo que el aficionado a la música, la literatura o/y el arte se va a encontrar es un disco con once canciones donde el ritmo colorista y las cadencias relajadas se funden inspiradas con los abrumadores textos de Sarrionandia y los aportes de Iñigo y Juan Luis, dos artistas de Arrasate en los que el grupo piensa casi de inmediato. «Llevan muchos años dentro de la pintura, escultura, etc.. y nos encanta todo lo que hacen. Habían trabajado juntos en algunos proyectos, pero desde hace un tiempo seguían caminos separados. Nos atraía la idea de volver a juntarlos para este trabajo. Se lo propusimos, se animaron y adelante», apunta con orgullo un entusiasmado Bengoa, el ritmo de Gose junto a la triki y voz de Ines Osinaga y la guitarra de Ion Zubiaga, guitarra.

Una vez que Juan Luis e Iñigo se embarcan en el proyecto, estos proponen un soporte diferente al habitual, un formato que, en la medida de lo posible, abarque también la escultura (Iñigo Arregi es más escultor que pintor en los últimos años). Finalmente, y una vez hechos los «números», el diseño termina en una caja de cartón vertical que puede asemejar a una escultura si se abren las solapas. Dentro, un espléndido y generoso libreto repleto de atractivos dibujos, los inagotables textos de Sarri, una explicación extra de la letra y el cedé al fondo de la caja con las composiciones y arreglos más conseguidos hasta el momento por el trío. Música, poesía, pintura y escultura apiñados en un conjunto que lucha desde la independencia contra la desidia artística de tanto mp3 deslavado y sin contexto.

Bengoa explica el proceso de trabajo con Sarrionandia: «En la mayoría de los casos recibíamos un texto de Joseba con sus anotaciones. Muchas de estas las hemos incluido en el libreto junto al texto, nos parecían demasiado buenas como para dejarlas como notas para nosotros. Una vez recibido texto y nota, por un lado se lo enviábamos a Iñigo y Juan Luis para que pudieran empezar a pensar cómo ilustrarla y, por otro lado, nosotros íbamos encendiendo el ordenador y abriendo la secuencia para empezar a darle forma a la canción. Habitualmente -continúa Bengoa- solemos ir secuenciando y guardando ideas cuando nos vienen a la cabeza, las vamos acumulando en el disco duro y luego recurrimos a ellas cuando vamos a hacer un disco. Algunas canciones, no obstante, hicieron el camino al revés: le enviamos a Joseba una idea de canción bastante avanzada, pero cantada en «Inglishhh» y él hacía la letra, ya con su métrica y para esa idea de canción. Cualquier movimiento que se hacía, nos lo íbamos pasando entre las partes para que cada uno lo fuera encajando en su terreno. Para nosotros ha sido una forma de trabajar muy diferente, pero enormemente edificante. Ha sido un trabajo en equipo acojonante».

Con todo, ha habido también ruptura de esquemas por el bien de la dinámica y la canción, ya que hay textos que han sufrido algunos cambios por parte de Joseba al recibir la canción más o menos acabada. Las sensaciones percibidas, la sonoridad, le llevaban a cambiar algunas frases o palabras. Incluso hay una canción grabada con dos letras diferentes porque dos fueron las sensaciones que percibió el escritor.

Colaboraciones

Mikel Arkauz, trombón, y la mexicana Marliz Gonzales son músicos de la Orquesta Sinfónica de Nafarroa. Daniellis Moya es cubana e integrante del dúo Las Dos D. Aprovechando una actuación por aquí el verano pasado, Daniellis pudo participar en «Katuen kantua» aportando su aire cubano. Ander Lipus, «gran actor y mejor amigo», ya había colaborado con Gose en el disco «Rosa». Esta vez Lipus lo hace más como actor, es el gato que va soltando frases en «Katuen kantua» y es, además, el protagonista del clip que están grabando estos días, dirigido, una vez más, por Mikel Clemente («el otro Gose») y que se podrá ver en un par de semanas. Arkaitz Biain (del grupo de metal Anger) es como de casa: «Canta con nosotros en directo, colaborador, pensador, consultor y hasta tiene su sitio reservado en la furgoneta». Garazi Zabaleta (ex-Sugan) toca teclados en la cálida «Txalupa», pero transformados en cuerda.

La Electronic Dance Music, el pop, el rock y el electro son parte de los caminos de esta caja de música universal

Los textos de Sarrionandia pesan mucho en «Gosariak», son tan hermosos, tan creativos, tan humanos y poéticos que es como escuchar el trino de una seta repleta de psilocibina, pero sin alejarnos de la verdad: aquí hay poesía, pero también banqueros ladrones. Desconozco si los textos han obligado a Gose a forzarse, pero el caso es que lo parece. «Errua», «Txalupa» y «Bederatzi te kikara basamortu ertzean» son las tres canciones más húmedas de todo el disco y de buena parte del repertorio global del trío. Son tres composiciones dolientes, de aspecto romántico, de lánguida belleza. Cada una un sendero por un valle cercano o por un país lejano. Desde el mundo árabe del norte de África a París pasando por el reino del vals. Arreglos de guitarra en busca del detalle, el ritmo calado en cada estrofa e Ines cantando dulce como una nube de algodón de feria. Toca la triki sin atracones, al servicio de la canción y a poquitos, con mucho estilo y escasa preocupación por demostrar que es la más rápida del Oeste. «Errua» y «Txalupa» son dos de los títulos más completos de la historia de Gose.

«Belengo albistiek» cierra las páginas del libreto. Su fuerza descarga en la voz, en el texto y los sonidos extraños que sugiere una letra que habla de Cisjordania, las bombas y un posible Jesús nacido en Belén. El largo texto es estremecedor y Gose ha sabido situarlo muy bien. El resto del álbum, con sus lagos y afluentes, es rítmico, de cadera y cintura. Las programaciones toman la primera línea, pero todo suena humano. En ocasiones se mueven por el pop, en otras se aproximan al rock, predomina el EDM y el electro, con el permiso de «Katuen kantua» con el sabrosón toque caribeño y otros roces inimaginables a cargo del violín. «Eguna», «Bederatzi...» son muy grandes. El disco lo mezcla en Nueva York Tim Latham, de crecido historial (Fun Lovin Criminals, Lou Reed, Black Eyed Peas...) y lo masteriza Jonan Ordorika. Impecable acabado general para un disco que Gose presentará en directo hasta abril de 2005. P.C.

Textos

«Ines graba la voz con la letra bien aprendida. Siempre ha sido así. Leer la letra mientras se graba la voz no está permitido en este grupo. Leer como un jodido cura, el día que vas a dejarlo registrado, no tiene sentido. Sí, se ha aprendido todas las letras»

EL RETO. «Cada disco, cada concierto y cada canción es un reto para nosotros. Sin pelea, sin riesgo y sin ponernos nerviosos cada vez que sacamos un disco nada tendría sentido. Pero creo que nuestro mayor reto fue echar a andar en 2005 con una formación muy diferente a lo habitual y un planteamiento musical inusual», dice Iñaki Bengoa.