2014/11/10

Campeonato de Euskadi de Búlder: una de cal y otra de arena

El pasado sábado, el parque de Etxebarrieta (Bilbo) acogió una nueva edición del Campeonato de Euskadi de Búlder. Los triunfos fueron para Marta Cámara, Mikel Linazisoro, Bittor Esparta, Miriam Lumas, Mikel Madinabeitia, Zuriñe Arrue y Ander Mendieta.

Andoni ARABAOLAZA
P048_f05_435x435

La novena edición del Campeonato de Euskadi de Búlder se jugó el pasado sábado en el parque bilbaino de Etxebarria. Y, a diferencia de las últimas citas, ésta ha dejado en varios aspectos un sabor muy agridulce. Desde el punto de vista deportivo, la participación fue más baja, el nivel no fue tan alto y las estructuras o bloques montadas dejaron mucho que desear.

En sí, la organización de la prueba oficial de la EMF empezó con mal pie. No se sabe porqué, la Bizkaiko Mendizale Federazioa decidió delegar a una empresa privada la organización de este evento. Una decisión respaldada por la misma EMF, en la que no se tomó en cuenta la participación en dicha organización de dos trabajadores de la federación vasca. Nos referimos al director técnico, Antxon Burcio, y al responsable del área de escalada deportiva y de competiciones de escalada, Josean Mulas. En una palabra, se les ninguneó y no se tomó en cuenta la dilatada experiencia de estos trabajadores de la EMF.

La organizadora empresa privada «vendió» el campeonato de una forma peculiar, y es que para la prueba llevó al parque más de una docena de bloques de piedra, intentando dar una cierta espectacularidad a la cita. Pero fallaron por diferentes motivos, y finalmente tuvieron que echar mano de una estructura artificial. No la que tiene la propia EMF, sino la de una empresa privada. Algo falla, ¿no?

¿Bloques de piedra para un campeonato en 2014? Pues no tiene ningún sentido. Por una parte, porque no se adecúan a los actuales formatos de competición de aquí y del extranjero. Por otra, porque seguramente fueron extraídas de una cantera: ¿no nos acordamos de la lucha contra las canteras de Atxarte? Y finalmente, porque a la hora de equipar no daban demasiado juego. Y eso que los equipadores liderados por Iker Arroitajauregi, tras un impresionate trabajo, salvaron los muebles. Al final, los equipadores echaron mano tanto de los bloques de piedra como de la estructura artificial.

Muchos de los competidores, entre otros los primeros clasificados de la categoría senior, se mostraron indignados, no con el trabajo de los equipadores, sino con las estructuras (de piedra) en las que tuvieron que luchar.

¿Por qué delegó la EMF (un ente público con estructuras propias) la organización a una empresa privada? ¿Cómo se puede organizar de esa forma una competición en 2014? ¿Cómo se puede ningunear a dos trabajadores de la EMF con tanta experiencia en las competiciones? ¿Quién es el responsable de este desbarajuste? Son preguntas que deben tener respuestas muy meditadas.

Sin sorpresas

Nos da pena empezar de este modo la crónica de la novena edición del Campeonato de Euskadi de Búlder, pero creemos que es conveniente aportar estas informaciones.

Centrándonos ya en la crónica deportiva o competitiva, tenemos que adelantar que, a diferencia de otras ediciones, la participación no fue muy alta. A pesar de todo, los competidores de las categorías sub-16, sub-18, sub-20 y senior se mostraron muy motivados y con ganas de darlo todo en los bloques propuestos por el equipo de Arroitajauregi.

Como es habitual, las clasificatorias se jugaron a la mañana en 8 bloques de piedra y dos en estructura artificial. No hubo ningún tipo de sorpresa, y los escaladores habituales pasaron a la final.

A partir de las cinco de la tarde se jugaron las diferentes finales. En las categorías inferiores, un dato muy significativo: tanto los ganadores como algunos que ocuparon las primeras plazas son miembros de la euskal selekzioa (EMF) que dirige Mulas. De las cuatro finalistas en sub-16, Marta Cámara fue la mejor seguida de Aitziber Urrutia y Uxue Sánchez. En chicos compitieron seis finalistas. Como cabía esperar, el más fuerte fue Mikel Linazisoro, segundo puesto para Beñat Aspe y el tercero para Andoni Esparta.

En sub-18, no hubo representación femenina. De los seis finalistas, Bittor Esparta se llevó la txapela de esta edición, seguido de cerca por Gorka Ruiz y Mikel García.

En la sub-20, dos únicas competidoras. Y de nuevo otro oro para Miriam Mulas; segunda fue Sheira Moya. Mikel Madinabeitia fue el mejor de los seis finalistas, seguido de Josu Artetxe y Beñat Murua.

Como es habitual, la final de la categoría senior es la que más atención acapara desde el punto de vista de la calidad y de la espectacularidad.

En féminas, solo hubo tres participantes, y Zuriñe Arrue no tuvo ningún problema para alzarse con el triunfo final. La donostiarra hizo top en tres de los cinco bloques propuestos. Tanto Ibet Etxebarria, segunda, como Maddalen Mendizabal, tercera, no fueron capaces de resolver ningún bloque.

En chicos, por los menos, hubo bastante emoción, sobre todo entre los dos primeros clasificados. Ander Mendieta, a la postre el nuevo campeón de Euskal Herria, hizo los 5 bloques pero dos de ellos en varios pegues. Tras el de Arrasate competía Antton Zabala, que llevaba cuatro bloques al primer intento. Le quedaba el quinto, y si lo hubiera resuelto, se llevaba la prueba. Pero no fue posible y finalmente firmó la segunda plaza del campeonato. Tercero fue Unai Luzarraga.