Joseba VIVANCO
Athletic El resultado de hoy puede relanzar o estancar en la tabla a los rojiblancos

No es la Champions, es Getafe

Ernesto Valverde vaticina un partido poco vistoso y de mucha pelea, en el que avisa «habrá que bajar al verde y ponerse las pilas».

gara-2014-11-29-Noticia

GETAFE-ATHLETIC

Ya lo decía el poeta griego Homero, «dejemos que el pasado sea pasado», un espacio en el tiempo en el que pensar y repensar pero que no nos debe influir a no ser que sea para mejorar. En esa tesitura anda Ernesto Valverde y su tropa a estas alturas de campaña, en su particular `Odisea', un viaje sazonado de incidentes y dificultades que en definitiva no es otra cosa que la propia temporada futbolística, en la que como alguien sugirió de manera acertada, «perder es lo normal, y a partir de ahí se construye todo». El mismo técnico rojiblanco lo dejó caer ayer, cuando cuestionado por el calendario que les viene y con el bache sufrido en un pasado aún en la memoria, avisó de que «vamos a ir paso a paso, que ya nos caímos una vez y no nos queremos caer dos veces».

El Coliseum getafense es precisamente uno de esos campos donde tropezar. Habitualmente desangelado en sus gradas, con asistencias de espectadores incluso por debajo de estadios de Segunda, una de las salidas que a pocos equipos se les da bien, no se sabe el porqué, donde el rival te aprieta, donde los partidos se ensucian, se traban, y hasta para el telespectador María Teresa Campos es una rival de cuidado. Por eso Valverde y los suyos acuden con pies de plomo. O eso es lo que se espera de ellos. «Nosotros y todo el mundo debe desconectar -de la victoria en Champions- porque hay que bajar al verde y ponerse las pilas. No es un partido de campanillas, pero hay que darlo todo. Nosotros no nos podemos permitir la alegría de mirar más allá de este partido; eso es para la gente», avisó.

Getafe, cuatro de la tarde. Ni el lugar ni la hora parecen los más apropiados para una buena tarde de fútbol, quizá por eso sea uno de los choques en los que ponerse el mono de trabajo, de esos de pico y pala y quién sabe si un solitario gol decante el resultado. Así fue la última visita de los leones, 0-1 con gol de Susaeta; hace dos campañas fue un 1-0 a favor local, y hace tres reparto de puntos sin goles. «El Getafe te hace pelear mucho, será un encuentro poco vistoso, donde pocos equipos juegan bien, pero que hay que jugarlo», reconoció Txingurri.

Un escollo el de esta tarde, pero a la vez una gran oportunidad. Así lo quiso hacer ver también el entrenador gasteiztarra por lo que supone una victoria en campo madrileño. «El partido para nosotros es importante para estar arriba, pero sobre todo para demostrar que queremos mirar más hacia arriba que hacia abajo. El séptimo puesto nos lleva cinco puntos, nosotros le sacamos cinco al decimonoveno. Estamos ahí, por eso este partido puede marcar esa tendencia, si vamos arriba o nos quedamos enganchados en esa zona media-baja de la tabla. Por eso es un partido determinante», reflexionó el máximo responsable del equipo.

«Estamos en una buena racha»

Cinco partidos consecutivos sin conocer la derrota, un gol en contra en los últimos cuatro, la dinámica es la buena. «Yo no veo tanta diferencia en nuestro juego entre el partido de Vallecas y el de Mestalla, lo que pasa es que los resultados marcan. Y ahora estamos en una buena racha», sostuvo Ernesto Valverde, que aprovechó para templar los entusiasmos que se desatan entre la afición cuando el equipo coge, como ahora, aire.

«La gente siempre se adelanta, para lo bueno y para lo malo, porque pierdes dos partidos y ya están pensando a ver si no desciendes, y si los ganas piensa en la Champions. Pero esto es un proceso donde suceden dificultades y donde intentas mantener una línea de juego. Aspiramos a jugar de una manera redonda, meter goles y que no te metan. Esa es la búsqueda de siempre», expuso el técnico lo que es una obviedad. Hoy, en Getafe, se trata de rascar algo positivo, aunque sea jugando de una manera cuadrada.

Ibai Gómez viaja y el descartado vuelve a ser Susaeta

Markel Susaeta no viajó a Mestalla en la undécima jornada liguera, después de ser cambiado entre semana al descanso en el choque en Oporto; luego volvió y jugó 68 minutos ante el Espanyol y esta semana firmó otros 65 en la victoria en tierras ucranianas. Pero el eibartarra se ha vuelto a quedar fuera de la convocatoria para Getafe, quizá la principal sorpresa de la lista dada por Valverde, aunque quizá no tanto, dada la política de descansos que está aplicando el técnico y que el martes en Lviv, por ejemplo, dejó en la grada a Laporte. A Ibai Gómez le tocó precisamente quedarse en casa ese día y el de Santutxu vuelve otra vez. Con Susaeta habrá que pensar que dado que no consigue alcanzar un nivel óptimo como lo están haciendo ultimamente Iturraspe o el propio Beñat, quizá Valverde aproveche para rotarlo y dar entrada a otras opciones como las de Viguera o el propio Ibai que sigue sin dar el tono necesario.

El entrenador se refirió ayer a la baja de Xabi Etxeita, sobre quien consideró que quizá la suma de partidos seguidos tras jugar antes pocos le ha perjudicado, asumiendo que «quizá no era un partido -el del martes en Lviv- para que empezara desde el principio, pero ya está hecho». En cualquier caso, se mostró tranquilo porque «el centro de la defensa lo tenemos bien cubierto». También se refirió a las situaciones en banda y media punta de Viguera y Beñat. «Ya sé que no son sus posiciones, pero se mueven en esas zonas. Viguera tiene gol y trabaja. Nos hacen falta jugadores que cuando llevemos el balón a esas zonas sepamos que vamos a hacer peligro y él está haciendo cosas», dijo. J.V.