2014/12/21

EH Bai es ya la «única voz» abertzale de izquierda de Ipar Euskal Herria

Con la Asamblea General celebrada ayer en Uztaritze, EH Bai se ha constituido como el movimiento referencial de los abertzales de izquierda de Lapurdi, Nafarroa Behere y Zuberoa y, por tanto, deja de ser la coalición electoral formada por AB, EA y Sortu que se creó hace siete años.

Arantxa MANTEROLA UZTARITZE
P002_f03_6424

El nombre de EH Bai apareció por primera vez en el panorama político de Ipar Euskal Herria en las legislativas de 2007, cuando AB, EA y Batasuna (después Sortu) se sometiron como coalición electoral al voto de los ciudadanos. Aquel paso supuso un hito importante y desde entonces se han ido dando otros en pos de la unificación que culminó ayer en la asamblea de Uztaritze.

La evolución habida desde aquellas elecciones y, sobre todo, la demanda de unidad manifestada reiteradamente en los últimos años desde los sectores abertzales de izquierda que, en su gran mayoría no estaban afiliados a ninguno de los tres partidos, han hecho que esta vez las fuerzas converjan en un único movimiento.

Las bases ideológicas que lo sustentan no han variado respecto a la coalición. EH Bai sigue definiéndose como abertzale en tanto en cuanto su fin último es que Euskal Herria se conforme como una nación sobe- rana en Europa, «sin tutelas de Madrid o París» por lo que encarará el trabajo de la construcción nacional y, dentro de él, el de la normalización del euskara por cuya oficialiadad seguirá luchando.

Es un movimiento de izquierdas con el horizonte puesto en un nuevo modelo de desarrollo económico basado en la justicia social y se define, asimismo, como ecologista.

Con mucha ilusión

Emprenden la nueva andadura «muy ilusionados» como lo subrayó Anita Lopepe en la rueda de prensa posterior a la Asamblea, donde participaron 165 personas de todas las generaciones y venidas de los tres terriorios. «Mantenemos el nombre y, evidentemente, las bases políticas que guían el movimiento sigue siendo las mismas, pero los principales cambios residen en la estructuración. Hasta ahora era una coordinadora de los tres partidos quien tomaba las decisiones de EH Bai. En adelante serán los grupos locales los que lo hagan y, además, las principales decisiones serán marcadas por la Asamblea General de EH Bai y la dirección se encargará de llevarlas a cabo. Quizás hacia el exterior no parezca un gran cambio pero, internamente, lo es y muy importante» añadió Lopepe al respecto.

Los miembros que compondrán la dirección fueron elegidos ayer, aunque no se dió a conocer su composición. Su primer quehacer será el de nombrar portavoces y terminar de ajustar todos los aspectos estructurales y organizativos. «Por el momento nos hemos dotado de un funcionamiento de transición. Iremos poco a poco porque tenemos muchos retos delante, en particular el de las próximas elecciones. La cuestión organizativa será tratada en otra asamblea en junio y mientras tanto iremos afinando el modelo organizativo. Habrá otra Asamblea con esa cuestión en junio y, como en todo el proceso, serán las bases locales las que lo determinen» precisó Peio Etxeberri-Aintziart.

Los tres partidos seguirán estando presentes en el movimiento pero con una representación minoritaria, en concreto, solo un tercio de los componentes de la dirección pertenecerá a alguno de ellos.

Institucionalización

En el denso orden del día de la asamblea de ayer figuraba otro punto de calado en el que los asistentes debían pronunciarse: la cuestión de la institucionalización de Lapurdi, Nafarroa Behere y Zuberoa que está muy presente en la agenda política del movimiento abertzale en los últimos años, cuestión que en los últimos meses se ha intensificado después de que el prefecto de los Pirineos Atlánticos pusiera sobre la mesa las opciones recogidas en la nueva reforma territorial que está definiendo París.

Anita Lopepe explicó que la asamblea ha ratificado continuar con el método seguido hasta ahora respecto al debate de la institución propia: «Todas las propuestas y opciones, como las que planteado el prefecto últimamente, serán analizadas en base a nuestro propio filtro».

Detalló los cinco elementos que componen dicho filtro: «El primero es constatar si respetan la territorialdad de Ipar Euskal Herria; el segundo si aportan las suficientes competencias y recursos; en tercer lugar, si garantizan la elección democrática por sufragio universal de sus representantes; el cuarto es comprobar si el equilibrio territorial, en particular entre el interior y la costa, está asegurado y, por último, si ofrecen posibilidades de evolución hacia otros estatus que como abertzales tenemos como objetivo, es decir, el de llegar a ser una nación soberana».

En base a esos filtros analizaron ya la opción de la Colectividad Territorial Específica (CTE) hace unos años y apostaron por ella. «La CTE sigue siendo nuestro objetivo, etre otros aspectos porque es una reivindicación consensuada por todas las fuerzas de Ipar Euskal Herria y porque responde a los filtros mencionados» subrayó Lopepe.

«Sin embargo, vista la negativa reiterada por París, esta mañana hemos decidido en la asamblea que participaremos activamente en el debate sobre las propuestas del prefecto y que realizaremos nuestras aportaciones» añadió para a continuación, dejar claro, que las estructuras que propone «no son los objetivos finales de EH Bai».

Aun así, consideran que pueden constituir un «medio» para avanzar en ese camino, «para poder tomar algunas decisiones en Ipar Euskal Herria y ahondar en la construcción nacional». En ese sentido, EH Bai cree que únicamente las opciones federativas EPCI (Macomunidad Urbana o Mancomunidad de Aglomeración) podrían «permitir hacer un trecho de nuestro camino» manifestó Lopepe.

Matizó, que «obviamente, los EPCI no son nuestro objetivo final, entre otros aspectos, porque no son suficientes. Por poner un ejemplo, no contemplan la competencia en materia agrícola, algo que nosotros consideramos muy importante. Por lo tanto, en ese debate seguiremos luchando para conseguir superar las posibilidades que ofrecen esas estructuras».

La elecciones departamentales de marzo, primer reto para la nueva formación abertzale

Entre las decisiones que tomó ayer la Asamblea General de EH Bai, figura la de presentarse en las elecciones departamentales (denominadas hasta ahora cantonales) que tendrán lugar los días 22 y 29 de marzo de 2015.

«Es el primer gran reto que afrontaremos no ya como coalición electoral, sino como movimiento político» resaltó Peio Etxeberri-Aintziart.

«EH Bai se presentará en todos los cantones, es decir, en los doce cantones vascos, y desde ya mismo se están formando los grupos de trabajo locales para abordar la organización de la campaña, los programas y la designación de los candidatos y candidatas que lo defenderán», añadió.

Según manifestó, en estos comicios EH Bai contempla tres escenarios. «En primer lugar, los cantones en los que tenemos posibilidades de llegar a obtener consejeros departamentales. El segundo escenario es el de aquellos cantones en los que, aun sin tener posibilidades de lograr ser elegidos, EH Bai puede llegar a pesar en la elección final de los consejeros, es decir, aquellos en los que puede tener el papel de árbitro en la segunda vuelta y decidir, según los compromisos de unos u otros candidatos, quiénes serán finalmente los consejeros. Y en la última configuración entrarían aquellos cantones en los que la presencia de EH Bai está aún construyéndose. En estos, nuestro objetivo sería el de consolidar la base electoral y, si es posible, incrementarlo para situarnos como tercera fuerza política». A.M.