2014/12/21

Zubieta deja en buen lugar la decisión de las empresas

Aguantó muy bien un choque durísimo para que Pablito lo acabara sentenciando con sus remates.

Asier AIESTARAN
P048_f02_456x654

BERASALUZE II - ZUBIETA 22

OLAIZOLA II - BEROIZ 20

Berasaluze II y Zubieta, la gran novedad de la presente edición del Parejas tras la cesión del zaguero a Asegarce, se estrenaron en la competición con un trabajado y meritorio triunfo sobre Olaizola II y Beroiz, los principales favoritos al título para muchos aficionados. En un partido jugado de poder a poder, que se acercó a la hora y media de duración, el aguante físico de Aitor Zubieta y el acierto rematador de Pablito Berasaluze acabó decantando el choque a su favor.

Fue un encuentro de grandes tacadas, marcado en gran medida por el material utilizado por cada dupla. Mientras los colorados optaban por una pelota de mucho bote, con el que Zubieta imponía su pegada a un Beroiz muy incómodo, los azules sacaban otra con menos vuelo, que metía en problemas al zaguero colorado y elevaba notablemente las prestaciones de su rival en esa parcela del frontón. Y los delanteros aprovechaban la situación para marcar las diferencias en cada momento.

Así, Berasaluze II y Zubieta arrancaban con un contundente 4-0 que suponía una auténtica declaración de intenciones: Zubieta peloteaba a gusto y Pablito dejaba las primeras pinceladas de su excelsa calidad. Pero nada más cambiar la pelota, las tornas también cambiaron totalmente. Zubieta comenzaba a sufrir para quitar pelota a Olaizola II, y el de Goizueta empezaba a mandar en el partido: con una primera tacada de seis tantos y después otra de cuatro, los azules se ponían 5-10 por delante.

Un par de preciosos tantos en el ancho de Pablito cortaban la sangría y permitían igualar la contienda, pero fue un espejismo. Con Zubieta recorriendo kilómetros en la cancha, los azules se volvieron a escapar en el 12-16 y el partido parecía cerca de romperse. El delantero de Berriz se desgañitaba para dar ánimos a su zaguero, pero el de Etxarri parecía acusar el cansancio -acabó con 217 pelotazos a buena por los 184 de Beroiz, 33 más en el global-.

Pero, justo entonces, un espléndido pelotazo de Zubieta atrás supuso el 13-16 y la opción de recuperar el saque para los colorados, en un tanto que se convertiría en su renacer -«han sido muchas cosas nuevas esta semana y he salido agarrotado, pero luego me he soltado y he disfrutado», reconocía-. El de Etxarri volvió a acercarse a su mejor nivel y Pablito lo agradeció a su manera, firmando otro buen ramillete de remates en los cuadros alegres -acabaría con 11 tantos hechos-.

También fue suyo el magnífico gancho que rompió el último empate del partido (20-20), desde muy lejos y sin dar opciones a un Aimar Olaizola que con un último fallo dejaba el encuentro visto para sentencia.