2015/03/13

Beñat ZARRABEITIA
Brillo en los ojos

El pasado lunes se presentó en Bilbo el libro ``La primera vez que le pegué con la izquierda'', del ex futbolista del Rayo o Sestao y actualmente coaching profesional Imanol Ibarrondo. El acto contó con la presencia de numerosos futbolistas y técnicos del fútbol vasco. El autor, que ha colaborado con la federación mexicana o el COE, busca despertar al líder que hay dentro de cada uno de nosotros. Para ello, se apoya en la `metáfora de la bellota', mediante la cual refleja que «una persona no es un bote que hay que llenar, sino una brasa candente que hay que soplar hasta convertirla en un gran fuego ardiente y brillante». Al igual que las bellotas, dormidas, con todas sus cualidades, a la espera de poder brotar. En ese camino, el libro destaca la importancia de `7Ps para brillar': Presencia, preguntar, positivizar, potenciar, empatizar, procesar y pactar.

Lejos de las entrevistas a las que nos acostumbran algunos deportistas, la cita contó con una interesantísima conversación a tres entre el propio Ibarrondo, Sito Alonso y Gaizka Garitano. Abiertos y sinceros, ambos técnicos fueron capaces de descubrir muchas de sus sensaciones e incluso hablar de sus debilidades y «saboteadores» interiores. Fueron reflexiones que llegaban en un momento difícil para ambos, ya que Bilbao Basket acababa de cosechar la derrota más abultada del curso en Murcia y con rescoldos de la pelea contra el Baskonia aún sin apagarse.

El entrenador del Eibar admitió sentirse «bien» pese a las siete derrotas, aunque confesó que tras perder algunos partidos se cuestiona su propia valía y experiencia. Sin embargo, con el amanecer del martes, es capaz de automotivarse para darle la vuelta a la situación y transmitir esa fuerza a sus futbolistas. Con los valores grupales como seña de identidad, el técnico vizcaino situaba la visita del Barcelona como una magnífica oportunidad para redimirse. En resumen, «dentro de 10 años recordaremos que nosotros recibimos al Barça por primera vez en Ipurua siendo un equipo de Primera».

Uno de los momentos más significativos fue cuando Gaizka Garitano se refirió motu propio a los triunfos cosechados por el Athletic ante Espanyol y Real Madrid. «Se les veía muy metidos, con ese brillo especial en los ojos, me encantó. Es algo que nosotros teníamos en la primera vuelta y ahora no tenemos». Una definición acertadísima para expresar la importancia de la confianza y determinación en el mundo del fútbol. Parafraseando a Valdano y ayudados por la visión del propio Gaizka, se ratifica una vez más que este juego tiene mucho de estado ánimo.

La charla sirvió para humanizar, desmontar tópicos y acercarse a la faceta más personal de profesionales acostumbrados a manejar grupos donde cada uno de sus integrantes cuenta con unas particularidades concretas. Garitano puso sobre la mesa parte de las fortalezas que le convierten en un serio candidato a entrenar al Athletic en el futuro y también algunas de las claves personales que le pueden llevar a tener cierto vértigo para dar ese paso. Sin embargo, fuera de esa zona de confort que le puede sabotear diciendo que no tiene experiencia suficiente, nadie duda de que sería un magnífico técnico en San Mamés. Lo mismo ocurre con Cuco Ziganda, con quien mantuvo una conversación al final de la presentación. Son dos de las principales opciones para el cargo a la espera de la decisión de Ernesto Valverde, entrenador con crédito más que suficiente para seguir al mando de los leones hasta que él mismo lo considere oportuno.