NAIZ

Nafarroa retoma este jueves las visitas a residencias: una vez a la semana y con cita previa

Nafarroa retomará desde este jueves, 26 de octubre, las visitas a los centros de mayores y de discapacitados, que podrán realizarse una vez a la semana y con cita previa por parte de familiares y personas allegadas.

Residencia mayores Amavir Oblatas, en Iruñea. (Idoia ZABALETA/FOKU).
Residencia mayores Amavir Oblatas, en Iruñea. (Idoia ZABALETA/FOKU)

El departamento de Derechos Sociales de Nafarroa ha decidido retomar las visitas a las residencias de mayores y discapacitados en vista de la «positiva» evolución epidemiológica en las últimas semanas, así como la incidencia en las propias residencias.

Según ha detallado, las visitas se concertarán con cita previa, en horarios de mañana y tarde, de una persona por residente y 30 minutos de duración, en el caso de mayores, y de dos personas y 60 minutos para las personas con discapacidad.

El número de visitas que se pueda realizar simultáneamente dependerá de las características de las residencias, asegurando la distancia entre los visitantes y evitando el contacto de personas usuarias con otras diferentes a sus familias.

Según ha detallado el departamento, los encuentros se desarrollarán, en lo posible, en espacios anexos a los habituales y con los medios preventivos adecuados para reducir el riesgo de contagio asociado al incremento del tránsito de personas.

En el caso de mayores, se permitirá el contacto físico a través de las manos previa limpieza con hidrogel y para discapacidad se recomienda reducir el contacto físico al imprescindible, «teniendo en cuenta las características de las personas usuarias».

Paseos y salidas

A partir del jueves también se flexibilizan las salidas de los centros de mayores y discapacidad, salvo en el caso de personas con covid-19 o en cuarentena.

Así, se permiten las salidas que tengan como finalidad las consultas médicas (o afines, como podología), la realización de trámites administrativos, actividades laborales o de índole similar y también para el acompañamiento a familiares o allegados en el final de vida de los mismos.

En las residencias de mayores que cuenten con «espacios seguros», las personas residentes podrán salir a pasear, solas o acompañadas por personal del centro, y en los horarios en los que dichos espacios estén habilitados como tales.

En los centros de discapacitados se podrán realizar paseos terapéuticos, considerados como «salidas de bajo riesgo», bien con los profesionales del centro, o con los familiares en los periodos habilitados para las visitas. En este último caso se aplicará también el límite de dos familiares de la misma unidad de convivencia.

En dichos paseos no está permitido el uso del vehículo privado, acudir a terrazas del ámbito de hostelería, ni a espacios cerrados públicos o privados.

También se autorizara para los centros de discapacidad salidas grupales, como actividad del centro, a espacios exteriores, siempre y cuando se realicen con su grupo de convivencia habitual, en transporte independiente y no se entre en contacto con ninguna otra persona.

Excepciones

Únicamente en los centros en los que haya un brote activo y no dispongan de un área totalmente independiente para la atención de las personas afectadas, no se permitirán las visitas mientras dure dicho brote, salvo en las tres excepciones contempladas desde el comienzo de la pandemia: el final de vida, el alivio de descompensación neurocognitiva o en situaciones de grave deterioro de la situación psicoafectiva de la persona residente.