Naiz

Salud prevé un descenso de casos «bastante pronunciado» en la CAV en los próximos días

El Departamento de Salud considera que la pandemia está evolucionando de forma «favorable» en la CAV, con una tendencia descendente «bastante pronunciada» que prevé que se mantenga en los próximos días.

Profesionales sanitarios realizan pruebas PCR en Donostia. (Gorka RUBIO / FOKU))
Profesionales sanitarios realizan pruebas PCR en Donostia. (Gorka RUBIO / FOKU)

Así lo ha indicado en el Parlamento el viceconsejero de Salud, Iñaki Berraondo, que ha comparecido junto a la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, para informar de la evolución de la pandemia en la CAV, que en las últimas horas ha registrado una tasa de positividad del 5,6 %, el valor más bajo desde el 13 de octubre, tras haberse detectado 693 casos este martes.

Sin embargo hoy también se ha conocido que la pasada semana los fallecidos han alcanzado los 97, el récord de esta segunda ola de la covid, un dato que Berraondo ha reconocido que es «negativo» y que va a «costar» bajar.

El viceconsejero ha insistido en que los datos muestran una tendencia a la mejoría «bastante pronunciada» al «agudizarse» el descenso de la curva de contagios en los últimos días y otros indicadores como la tasa de positividad, y que existen motivos para el «optimismo», aunque con todas las cautelas, ya que la presión hospitalaria, aunque ha bajado, no se está lejos de los momentos más complicados de mediados de este mes.

Por su parte, Sagardui se ha referido a la reunión de esta tarde con el Gobierno de Sánchez para analizar la estrategia de vacunación contra la covid y el plan del Ejecutivo para las Navidades, que aconseja no celebrar reuniones de más de seis personas y plantea ampliar hasta la una de la madrugada la movilidad nocturna en Nochebuena y Nochevieja.

Al respecto ha criticado que, sin haberse debatido nada entre las diferentes instituciones, la propuesta estuviera ya en los medios de comunicación y el «debate social abierto de par en par» algo que, ha dicho. le «preocupa», porque ante este tipo de «anuncios precipitados», la sociedad puede que se canse de atender las reiteradas solicitudes a cumplir con las medidas y los sacrificios que se les están pidiendo.