Imanol  Intziarte

Gales visita el Stade de France a la caza y captura de un insospechado Grand Slam

El Seis Naciones afronta este ‘súper-sábado’ su última jornada con todos los focos puestos en el Stade de France, donde el XV del gallo es el último obstáculo para unos dragones por los que nadie apostaba al comienzo del torneo.

Gales apabulló a Italia el pasado fin de semana y está a un paso del Grand Slam. (Tiziana FABI / AFP)
Gales apabulló a Italia el pasado fin de semana y está a un paso del Grand Slam. (Tiziana FABI / AFP)

El Seis Naciones es un torneo pródigo en sorpresas, emociones y sentimientos a flor de piel. Este de 2021, peculiar por la falta de ese ambiente que dan las aficiones dentro y fuera de los estadios, no es una excepción.

Cuando todos los pronósticos apuntaban a una batalla con Inglaterra como favorita y Francia como alternativa, los primeros se cayeron de la carrera a las primeras de cambio y en su lugar ha aparecido en la fiesta un invitado inesperado, Gales.

Entre virtudes propias y harakiris ajenos, los dragones afrontan este sábado la última jornada con el Grand Slam al alcance de su mano (21.00). El último escollo será Francia, que defiende su territorio y necesita ganar si quiere mantener sus opciones.

Los de Galthié vienen de caer por tres puntos en Londres, y tienen pendiente recibir a Escocia, en un encuentro que se aplazó en su día por un brote de coronavirus en el campamento galo y que se jugará el viernes 26 a las 21.00.

Si Gales gana, el pescado estará vendido y el hasta anteayer criticado Wayne Pivac pasará a ser el seleccionador más sabio de la tribu.

Si gana Francia –que volverá a salir con los vascos Ollivon y Thomas como titulares– será la hora de las calculadoras, porque habrá que tener en cuenta los bonus defensivos y ofensivos. En caso de empate a puntos, el reglamento dicta que se tiene en cuenta el average global de las selecciones implicadas. Pero todo pasa porque Francia gane los dos encuentros que le faltan. 

Escocia-Italia e Irlanda-Inglaterra

La jornada arranca con el Escocia-Italia (15.15). Los del cardo empezaron doblegando a Inglaterra, la Calcuta Cup y la euforia desatada, pero se han vuelto a desinflar y dejaron escapar sus opciones de reverdecer laureles tras sendas derrotas ante Gales e Irlanda. Por su parte, Italia se encamina a cerrar otro torneo con su casillero de victorias a cero. Y van…

El segundo plato del día será el Irlanda-Inglaterra (17.45), que ha quedado descafeinado a efectos clasificatorios y que, visto lo visto hasta la fecha, tampoco despierta demasiadas expectativas en cuanto a calidad. Ni frío ni calor, con dos victorias y dos derrotas, se juegan quedar uno por encima del otro. Demasiado poco.