NAIZ

Bidasoa, primer paso hacia el subcampeonato; Anaitasuna, a romper su mala racha

Bidasoa-Irun recibe este miércoles en Artaleku (19.00) al Dicsa Modular Cisne, farolillo de la Liga Asobal, en el primero de los dos encuentros que disputará en una semana clave para apuntalar el subcampeonato. Anaitasuna recibe a Fertiberia Puerto Sagunto (20.30), antepenúltimo.

Bidasoa-Irun y Anaitasuna louchan por objetivos distintos. (Gorka RUBIO/FOKU)
Bidasoa-Irun y Anaitasuna luchan por objetivos distintos. (Gorka RUBIO/FOKU)

La Liga Asobal entra en su recta final, donde muchas cosas han de decidirse. Bidasoa-Irun está cada vez más cerca de lograr el objetivo, el subcampeonato, pero para ello deberá sumar de dos en dos. Con cinco puntos de ventaja respecto al Bada Huesca, los de Cuétara quieren certificar cuanto antes la segunda plaza y el acceso a competición europea para la próxima temporada.

Este miércoles (19.00) reciben a un Dicsa Modular Cisne que llega a Artaleku sin apenas opciones para mantener su plaza en la Liga Asobal. En caso de perder, descenderá matemáticamente a la División de Honor Plata.

Para el encuentro, Jacobo Cuétara no podrá contar con el lesionado Kauldi Odriozola, que ha sido operado en la tarde de este martes de su tobillo izquierdo y se perderá lo que resta de temporada.

Por su parte, el rumano Racotea llega tras jugar dos partidos con su selección, único internacional de la plantilla en este parón.

El técnico bidasotarra ha explicado en rueda de prensa que no convocará a ningún jugador del filial, porque «es una jornada muy importante para el filial y para el club», ya que «tienen una eliminatoria que da acceso a la fase de ascenso a Primera Nacional y es uno de los grandes momentos de la cantera, por lo que hay que apoyarles».

Anaitasuna, contra el antepenúltimo

Por su parte, Helvetia Anaitasuna recibe también este miércoles a Fertiberia Puerto Sagunto (20.30, Navarra TV+LaLigaSportsTV) con la ilusión de cortar la racha de cuatro derrotas consecutivas que acumulan los navarros y que les han hecho frenar en seco su progresión en la Liga.

El conjunto que dirige Quique Domínguez se ha deshinchado durante el último mes, al perder de forma muy disputada sus encuentros ante Puente Genil, Cuenca, Granollers y Ademar. El pasado 17 de abril, Anaitasuna jugó ante los leoneses su último partido hasta la fecha (25-29).

Anteriormente, los hombres de Domínguez lograron encadenar cuatro jornadas sin perder, con 3 victorias y 1 empate que supusieron firmar una permanencia con mucha facilidad en una campaña en la que han demostrado un gran nivel frente a rivales de gran entidad.

Mañana Anaitasuna tratará de alcanzar la barrera de los 30 puntos contra el antepenúltimo clasificado. Las ganas de revancha estarán en la cabeza de los jugadores locales.

En el partido de la primera vuelta los verdes fueron ganando con comodidad durante gran parte del choque hasta que los valencianos lograron ponerse por delante en el tramo final para no dar opción a su oponente (35-30).

Las jornadas van pasando y el cansancio hace mella en unas plantillas que acumulan muchos minutos en sus piernas con la presión de vencer cada jornada para ir sumando puntos en una competitiva Liga.

Anaitasuna encara de esta forma el último mes de campeonato en el que disputarán seis jornadas, dos de ellas en casa y cuatro lejos de la Catedral. Actualmente, los navarros ocupan la décima plaza con 28 puntos, a uno del Valladolid (9º).