La nueva Ley de Aportaciones entrará en vigor en octubre, tras diez años de «interinidad»

El Consejo Vasco de Finanzas ha dado luz verde a la nueva Ley de Aportaciones, que podría entrar en vigor en octubre, acabando con una prórroga de diez años. La norma incorpora el fondo extraordinario aprobado en 2019, algo que han celebrado los diputados generales de Araba y de Gipuzkoa.

Reunión del Consejo Vasco de Finanzas en Lakua, esta tarde. (Jaizki FONTANEDA/FOKU)
Reunión del Consejo Vasco de Finanzas en Lakua, esta tarde. (Jaizki FONTANEDA/FOKU)

El Consejo Vasco de Finanzas Públicas ha aprobado la metodología de distribución de recursos y de determinación de las aportaciones de las diputaciones forales a la financiación de los presupuestos de la CAV 2022-2026, lo que se conoce como la Ley de Aportaciones que, según ha apuntado el consejero de de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, podría entrar en vigor a principios de octubre.

«Este acuerdo dotará de solidez y mayor certidumbre a las cuentas públicas, en un momento crucial de escenario económico enfocado a la recuperación económica y generación de empleo», ha aseverado el consejero, que ha incidido en que el acuerdo alcanzado entre las diputaciones y Lakua «recoge las reivindicaciones que las instituciones han venido reclamando durante la vigencia de la actual metodología y, sobre todo, pone en valor la incorporación de los preceptos que se derivan de la Ley de Instituciones Locales de Euskadi (LILE), con un capitulo especialmente dedicado a la financiación municipal».

Entre los cambios previstos en la nueva ley, Azpiazu ha destacado el nuevo valor del coeficiente vertical, que se incrementa cerca de ocho décimas, del 70,04% al 70,81%. Ha indicado que esto se debe a «la integración en el coeficiente vertical de la financiación específica correspondiente a traspasos de funciones y servicios tales como la I+D+i, prisiones, AP-1 o AP-8, entre otras».

Además, se mantiene la metodología para el cálculo de los coeficientes horizontales de aportación y, en lo que respecta al Fondo General de Ajuste, «se mantiene el objetivo de asegurar que el peso relativo de la recaudación de cada diputación foral alcance el 99% de su coeficiente horizontal».

Fondo extraordinario

Cabe señalar que el fondo extraordinario aprobado en 2019 quedará integrado en la nueva ley, algo que han saludado los diputado generales de Gipuzkoa, Markel Olano, y de Araba, Ramiro González. «Hemos solucionado un problema», ha apuntado el segundo.

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, también ha destacado que «el acuerdo siempre es bueno», aunque ha incidido en que la ley vigente hasta ahora «ha sido una buena ley».

No obstante, ha aseverado que «todos cedemos y todos ganamos» con la nueva norma, que será aprobada a finales de este mes por el Consejo de Gobierno y después será remitida al Parlamento de Gasteiz, donde PNV y PSE cuentan con mayoría absoluta.

Por su parte, el presidente de Eudel, Gorka Urtaran, ha señalado que, «después de la Ley Municipal, el acuerdo de hoy es el hito mas importante para el municipalismo vasco». «Y lo es porque esta nueva ley pone en pie de igualdad a los municipios vascos con el resto de instituciones», ha afirmado antes de incidir en que, «desde un punto de vista económico, esta ley recoge ciertas mejoras para los municipios vascos, con la mejora del fondo de servicios sociales».

Críticas de EH Bildu

Muy diferente es la opinión de EH Bildu, que ha alertado de que «la nueva Ley de Aportaciones ratificado esta tarde en el Consejo Vasco de Finanzas no reconoce debidamente la importancia que los ayuntamientos tienen en el entramado institucional vasco ni tampoco les garantiza de forma suficiente y estable la financiación que precisan para el ejercicio de sus competencias».

«Ese era uno de los objetivos importantes de la nueva ley, pero lo que han acordado el Gobierno y las diputaciones –subir del 37,33% al 39,23% el porcentaje de participación de los consistorios en los tributos concertados– no es suficiente para asegurar su capacidad económica para ofrecer unos servicios dignos y de calidad a la ciudadanía», ha afirmado.

Y ha censurado que que «el acuerdo cocinado entre Lakua y las diputaciones se queda corto en esta materia, entre otras cosas porque Eudel, la asociación de municipios de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, ha estado fuera del proceso de negociación de la ley».

«Siendo una de las claves la financiación de las competencias municipales, Eudel debería haber tenido un mayor protagonismo en todo el proceso, máxime teniendo en cuenta que los ayuntamientos tienen cada vez más competencias. Sin embargo, la función de Eudel solo ha sido dar por bueno el acuerdo del Ejecutivo con las diputaciones», ha añadido.

Por último, ha aseverado que la nueva norma «tampoco resuelve el problema de la Ley de Aportaciones que Araba y Gipuzkoa han denunciado históricamente, el relativo a los coeficientes horizontales». «El Gobierno y las diputaciones han evitado modificar el porcentaje correspondiente a cada herrialde y resulta dudoso que la mejor solución sea elevar del 1% al 1,45% el porcentaje de recaudación que se destina al Fondo General de Ajuste que crearon para compensar los desequilibrios entre provincias», ha apuntado.