Iñaki IRIONDO
GASTEIZ
TRAS LAS ELECCIONES ESTATALES

Sánchez ya no habla de llevar las consultas al Código Penal

El presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez, ya no habla de llevar las consultas al Código Penal. Preguntado ayer sobre la cuestión, eludió la respuesta directa y apuntó que el programa y el discurso de investidura lo hablará con sus socios de Unidas Podemos. Definió la situación en Catalunya de «crisis política» y «crisis territorial»

gara-2019-11-14-Noticia

El presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez, volvió a comparecer ayer ante los medios, después de que el martes firmara un preacuerdo de gobierno de coalición con Unidas Podemos y a los pocos minutos de que, tras reunirse con el PSOE, ERC afirmara que de momento están en contra de la investidura, pero que siguen abiertos al diálogo.

En la rueda de prensa conjunta en el Palacio de la Moncloa con el presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel, a Pedro Sánchez le preguntaron directamente por su propuesta del debate electoral de incluir la convocatoria de consultas en el Código Penal y por la mesa de partidos que piden ERC y JxCat.

El presidente en funciones y candidato a una futura investidura eludió la respuesta directa. Recordó el poco tiempo pasado desde las elecciones del domingo, y contestó que «en el programa de gobierno que se está elaborando y en el discurso de investidura del que hablaré, lógicamente, con los socios de gobierno, tendremos que llegar a acuerdos sobre las propuestas que vamos a hacer en múltiples ámbitos, desde el punto de vista social, desde el punto de vista de la transición ecológica, crecimiento económico, creación de empleo, dignidad salarial y también, lógicamente, de la cohesión territorial y de la crisis territorial que se vive en Catalunya. Pero vamos paso a paso».

Mesa en el Parlament

Durante varios momentos de su rueda de prensa, Pedro Sánchez habló repetidas veces de «crisis política» y «crisis territorial» para referirse a la situación de Catalunya. E insistió en la idea de que «PSOE y Unidas Podemos somos las dos únicas organizaciones a nivel nacional que apuestan por el diálogo, dentro de la Constitución, para resolver la crisis política de Catalunya».

En cuanto a encauzar ese diálogo a través de una mesa de partidos, como proponen desde ERC y Quim Torras, Pedro Sánchez respondió que «hay una mesa en el Parlament que los independentistas tienen que activar, para hablar con la parte no independentista».

Añadió que «a partir de ahí, el Gobierno de España siempre estará a favor de encontrar una solución democrática a esta crisis territorial que desgraciadamente vivimos desde hace unos cuantos años. Pero, como he dicho siempre, no lo vamos a resolver en uno o dos meses, vamos a necesitar tiempo, generosidad, sentido de Estado por parte de todos y a eso es a lo que apelo».

Pedro Sánchez, y tras haber sido cuestionado por la postura expuesta por ERC al final de la reunión de ayer, inquirió a «aquellos que se oponen a un gobierno progresista formado por PSOE y UP, que es el único posible, nos tendrán que explicar qué solución proponen, que alternativa tienen, qué gobierno quieren».

ERC exige «garantías» al PSOE

El portavoz en el Congreso de Esquerra Republicana de Catalunya, Gabriel Rufián, se reunió ayer durante una hora con la portavoz del PSOE, Adriana Lastra. Al final del encuentro, el partido catalán hizo público un comunicado en el que apunta que la posición de su grupo «sigue siendo un no a la eventual investidura de Pedro Sánchez, ya que durante la conversación no ha habido indicio alguno de que el Partido Socialista vaya a abandonar la vía represiva para afrontar el conflicto político existente entre Catalunya y el Estado».

En su escrito, ERC explica que «sin estas garantías, no podrá haber en ningún caso un replanteamiento de las posturas del Grupo Republicano en el Congreso».

Sin embargo, el partido catalán subraya que «ambas partes han coincidido en la necesidad de seguir manteniendo contactos». ERC afirma que espera que esta primera reunión haya sido «la antesala de otras que deberán acabar sucediendo».

En la nota se recoge que «la apuesta de Esquerra Republicana es la solución del conflicto político a través de una mesa de negociación». Y también «avanzar en materias sociales urgentes bloqueadas en el Congreso y en el Parlament de Catalunya». .

Llamamiento de las CUP

Por su parte, la diputada electa de la CUP en el Congreso, Mireia Vehí, realizó ayer un llamamiento a las formaciones independentistas y soberanistas que han obtenido representación en las Cortes a dar una respuesta conjunta y rechazar el preacuerdo de gobernabilidad entre el PSOE y Unidas Podemos. Se dirigió concretamente a JxCat, ERC, Comuns, PNV, EH Bildu, Compromís y BNG, formaciones con las que anunciaron que se pondrían en contacto ayer mismo para trasladarles su propuesta.

En opinión de los diputados de las CUP, «no puede ser que se avale una investidura que niega los derechos democráticos. No se puede dar apoyo a un acuerdo que niega que haya un conflicto político, que no haga referencia a la amnistía ni a la autodeterminación».

Esta ha sido la primera ocasión en la que las CUP han concurrido a unas elecciones al Congreso de los Diputados. El pasado domingo sumaron 244.754 papeletas, lo que les da dos diputados.

Intelectuales piden a Madrid y Barcelona una negociación

Un grupo de 235 intelectuales europeos y americanos han suscrito un manifiesto en el que piden a «los gobiernos catalán y español que acuerden una ronda de negociaciones a fin de estudiar y pactar medidas que ayuden a encarrilar una salida política al problema. Estas negociaciones deberían llevarse a cabo con buena fe y deberían buscar una solución razonable que pueda satisfacer mínimamente los intereses de cada una de las partes».

Entre los firmantes se encuentran Daniel Innerarity, Noam Chomsky, Slavoj Žižek, Mario Zubiaga, Iñaki Gabilondo, Jordi Amat, Manuela Carmena, Victòria Camps y Manuel Rivas. El documento se redactó el 23 de octubre, y se muestran alarmados porque después de la condena de los líderes independentistas, «la situación política en Cataluña se ha agravado de una manera preocupante. Por primera vez desde el inicio del ‘procés soberanista’ en el año 2010, se han producido altercados y enfrentamientos con la Policía en las calles de las principales ciudades catalanas. Más de 200 personas han sido detenidas por la Policía y casi 600 más han resultado heridas, algunas de gravedad»

Recuerdan que «tras la sentencia y ante los graves altercados en las calles de Cataluña, el Gobierno autonómico catalán ha solicitado reiteradamente establecer una negociación con el Gobierno español a fin de abordar el ‘conflicto’. Hasta ahora tal petición no ha sido atendida».

Los firmantes reclaman que «se abandone la estrategia de judicializar un conflicto de clara naturaleza política». Piden a todos los actores implicados en el conflicto, de un lado y del otro, que hagan un esfuerzo para desescalar la tensión social». Deploran «las acciones violentas» en Catalunya», y exigen «detener cuanto antes la espiral de violencia».I. I.