28/12/2013

Rajoy anuncia que la luz subirá por decreto ley un 2,3% el 1 de enero

Tras el escándalo suscitado por la última subasta eléctrica, que elevaría la factura de la luz un 11%, el Gobierno español ha decidido vía decreto ley que la subida sea del 2,3% a partir del próximo miércoles, aunque en el segundo trimestre se volverá a revisar el precio. La subida supondrá para el consumidor medio un encarecimiento mensual de 1,78 euros, que viene a sumarse a los incrementos de octubre (3,1%), agosto (3,2%) y julio (1,2%).

Joseba SALBADOR DONOSTIA
P003_f02

El propio presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, fue el encargado de dar a conocer la decisión adoptada por el último Consejo de Ministros del año y que opta por el menor aumento de los dos que le proponía la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) -entre el 1,4% y el 2,9%, según el periodo que se tomase como referencia para el cálculo-. Así, esta subida se desglosa en un 1,4% correspondiente al precio de la energía y un 0,9% por el incremento de los peajes (la parte regulada del recibo).

El incremento solo se aplicará en los tres primeros meses de 2014 y, para el segundo trimestre, el Gobierno anuncia que va a elaborar un mecanismo definitivo en línea con las recomendaciones hechas el jueves por la CNMC. En cualquier caso, el nuevo sistema seguirá basado en el mercado, según confirmó ayer el Ministerio de Industria.

Preguntado por si una subida inferior al 11 % causará más déficit de tarifa, Mariano Rajoy respondió que «no le afecta», ya que se refiere al componente energético del recibo.

El presidente enfatizó que el Gobierno ha evitado la subida del 11% que había salido de la subasta eléctrica el pasado 19 de diciembre y que finalmente fue anulada por el Ministerio de Industria, y defendió que la reforma del sector emprendida por el PP ha «salvado de la quiebra» al sistema eléctrico.

Por su parte, la patronal Unesa calificó la subida del 2,3% de «precio político» y «artificial» y advirtió de que va en contra de la normativa europea, «lo que entraña, de hecho, un riesgo importante para la liberalización».

La Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) confió en que la solución aprobada sea «meramente provisional y transitoria», así como que esté «ceñida» al primer trimestre de 2014. Asimismo, reclamó que se dé a conocer cuanto antes el informe de Competencia que motivó la anulación de la subasta.

Unesa subrayó el hecho de que la aprobación del real decreto haya coincidido con la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Ley del Sector Eléctrico, lo que pone en evidencia el «fracaso» de dicha reforma.

«Malo» para la competitividad

En la rueda de prensa de ayer, Rajoy reconoció que tener la electricidad más cara de Europa es «malo» para la competitividad y para la creación de empleo, ya que es uno de los costes más importantes para las empresas.

En este sentido, dijo que el Estado español puede producir el doble de energía eléctrica de la que puede consumir y a pesar de eso la luz ha subido algún año por encima del 6%, lo que no tiene «explicación».

Entretanto, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció que su formación política «no va a dejar de investigar» lo que pasó en la subasta del día 19 de diciembre, en la que el precio de la energía subió un 26,5%. A este respecto, dijo que si realmente hubo un pacto entre los agentes del mercado para manipular los precios que hubiese perjudicado al consumidor, habría que investigarlo a fondo y depurar responsabilidades.

La formación catalana ICV, por su parte, dio a conocer ayer que ha interpuesto una denuncia contra las compañías eléctricas ante el Fiscal General del Estado por presuntos delitos de maquinación para alterar el precio de la luz.

Una subida que aún sigue siendo «excesiva»

Las organizaciones de consumidores rechazaron ayer la subida del 2,3% decretada por el Gobierno español al considerar que sigue siendo «excesiva» mientras no responda al coste real de producir energía.

La OCU, que atribuyó la decisión del Gobierno al «temor a un estallido social», reclamó una apuesta decidida por que «nuevos operadores entren en un mercado copado por las grandes compañías».

Adicae, por su parte, considera que la subida de ayer «enmascara el atraco eléctrico» que suponía el incremento que arrojó la última subasta, pero «confirma» que los consumidores «siguen pagando un déficit tarifario opaco y que ellos no han generado».

«Ha tenido que subir la luz casi un 80% en los últimos diez años para que Industria por fin haya reconocido que la subasta es un mercado en el que los principales interesados fijan el precio a su voluntad», dijo Adicae.

La asociación de defensa del consumidor Facua consideró que «más allá del parche» de ayer, el Ejecutivo debe introducir un nuevo sistema por el que sea «el propio Gobierno el que fije y regule al 100% la tarifa eléctrica». GARA