04/10/2014

Las finales adelantadas no siempre son sinónimo de crisis

Tras sumar dos empates consecutivos ante rivales de postín, el Eibar espera reencontrarse con la victoria.

Amaia U. LASAGABASTER
P030_f01_199x116

EIBAR - LEVANTE

«Como si el mundo se fuera a acabar el lunes». Así afronta el Eibar, en palabras de su entrenador, la visita del Levante a Ipurua. El de las urgencias es el equipo granota pero, precisamente para no llegar a una situación similar, Gaizka Garitano quiere que sus hombres sigan afrontando cada choque como si se tratara de una finalísima.

No suele ser buena señal comenzar a etiquetar así los partidos en octubre. Y posiblemente el del Levante sea un buen ejemplo -aunque José Luis Mendilibar asegura que la de hoy no puede calificarse de final, hay muchos cuchillos afilados por Valencia-. Pero tampoco es necesariamente sinónimo de crisis. Es el Eibar el que ejemplifica esta opción. Con ocho puntos, en la zona tibia de la clasificación y habiendo ofrecido muy buenas sensaciones pese a haberse enfrentado a cuatro rivales europeos. Y aún así, los azulgranas hablan de finales. Curiosamente en boca de su entrenador, cuando son precisamente los técnicos los que huyen habitualmente de ese tipo de presión.

Pero es que Garitano no se cansa de repetir que, para competir al menos como hasta ahora, sus hombres necesitan ofrecer un rendimiento superior al cien por cien. Y no es fácil conseguirlo si no salen convencidos de que, como subrayaba el técnico, «el mundo se acaba el lunes. Todos los partidos tienen que ser así para nosotros, no hay otra manera de que compitamos en Primera. Sin ponernos nerviosos pero sí presionándonos un poco». Sobre todo porque, tras equipos con más cartel, como Villarreal o Athletic, ante los que además se han firmado grandes encuentros, hay quien puede caer en la tentación de relajarse con la llegada de un equipo en horas bajas. Sobre todo cuando son precisamente los rivales como el Levante los que pueden guardar la llave de la permanencia. «Ahora mismo es un rival directo -recuerda Garitano- y como se suele decir, en este tipo de partidos se juegan más de tres puntos». «Nos lo tomamos como una final», insiste el técnico, que explica que «es mejor que juguemos las finales ahora y no en la 35ª o 36ª jornada, apurados y contra el Valencia o el Real Madrid». Garitano, además, no cree que el Levante tenga por qué ofrecer más facilidades que los rivales anteriores, por mucho que su situación en la tabla pueda indicar lo contrario. Hoy, al menos, espera «una buena versión» de los granotas. «Van a estar bien, con eso ya contamos».

Una variante más exigente

Al Eibar, de hecho, puede esperarle hoy una tarea más complicada que en jornadas precedentes. Y es que tras haber concentrado buena parte de sus esfuerzos en defender, forzado por el Villarreal el miércoles pasado o por decisión propia tres días más tarde en San Mamés, la escuadra azulgrana quiere llevar la iniciativa esta tarde.

«No vale solo con contrarrestar -asume Garitano-, también hay que proponer, más aún jugando en casa. Hacer más cosas con el balón, tener más iniciativa, llevar bien el balón... Es lo más difícil, hasta a los grandes equipos les cuesta, a nosotros todavía más». Pero es el mejor camino para llegar a los tres puntos. Y ese es el objetivo de los armeros, que quieren irse al parón «manteniendo las buenas sensaciones y, si es posible, con once puntos».

La empresa Wiko se suma a la lista de patrocinadores del Eibar

El Eibar cambia de look. La empresa Wiko, dedicada al desarrollo de teléfonos móviles, se suma a la lista de patrocinadores del equipo armero y lucirá en la parte posterior de la camiseta -la anterior seguirá siendo para Hierros Servando- y en la pernera del pantalón.

La firma patrocinará al equipo durante esta temporada, aunque el acuerdo es prorrogable. Añibarro, Errasti y Arruabarrena posaron ayer con las nuevas camisetas. A.U.L.

COPA. La Copa de campeón de Segunda, que el Eibar tenía guardada bajo llave a falta de encontrarle una ubicación segura, puede verse durante el próximo mes en el Corte Inglés de la localidad.