29/01/2015

Los alcaldes de Tolosaldea quieren salir del «agujero de alta velocidad»

Los alcaldes de Tolosaldea sienten que están suplicando desde unos pueblos pequeños a una gran Administración. Tienen el problema encima y deben convivir con él en el día a día, mientras que reciben respuestas burocráticas pero «ninguna práctica». Constatan que el TAV no responde «para nada» a sus necesidades y emplazan a utilizar el dinero para reparar y mejorar la red ferroviaria actual.

Maider IANTZI DONOSTIA
P002_f01
Alkateak

El alcalde de Alegia, Unai Iraola, y la alcaldesa de Hernialde, Igaro Balda, participaron ayer como invitados en la Comisión de Medio AAmbiente de las Juntas Generales de Gipuzkoa. Iraola empezó dibujando una radiografía general de los daños que provocan las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) en Tolosaldea: perjuicios en caseríos y caminos, acuíferos que tenían gran historia y valor que se han secado y no se podrán recuperar, expropiaciones, fuertes ruidos debido a las explosiones durante la noche, truchas muertas por vertidos incontrolados...

Recordó que esta infraestructura afecta a los siguientes pueblos de la comarca: Alegia, Ikaztegieta, Hernialde, Zizurkil, Aduna, Asteasu y Tolosa.

Balda, por su parte, relató cómo viven las consecuencias del agujero que causaron los trabajos del TAV el pasado octubre en un terreno particular de Hernialde. Todo se supo cuando el dueño comunicó al Ayuntamiento que había notado movimientos y que vio que se estaba creando una abertura enorme.

El Consistorio se puso en contacto con las direcciones de la empresa pública Euskal Trenbide Sarea (ETS) y de la obra del tramo entre Hernialde y Zizurkil y la respuesta que recibió fue que «es una consecuencia normal» y que harían un estudio técnico.

La alcaldesa de Hernialde indicó que han hormigonado el agujero, pero esta misma semana ha ocurrido otro desprendimiento. «El terreno está inestable y no nos ofrecen ninguna solución. No sabemos qué va a pasar. Hay una carretera cerrada y no sabemos cuándo se podrá abrir. Tenemos dudas y falta de información», declaró, preocupada. Pidió que tanto desde la ETS como desde Lakua informen directamente al Ayuntamiento y a la ciudadanía.

Ambos alcaldes definieron al TAV como «un agujero de alta velocidad» que no responde «para nada» a las necesidades de los pequeños pueblos que componen Tolosaldea. Por eso, emplazaron a utilizar «la millonada» que están gastando en la infraestructura en reparar y mejorar de una forma eficiente la red ferroviaria actual. Añadieron que «el error está en la misma raíz» y que es evidente que un proyecto «mal planteado» tiene consecuencias negativas.

Tras los representantes de Tolosaldea, comparecieron en la comisión los portavoces de AHT Gelditu! Elkarlana Amagoia Eskudero y Mikel Alvarez. Estos denunciaron los siete accidentes mortales que han tenido lugar en las obras del TAV, contextualizándolos y ahondando en las razones que les llevan a rechazar la infraestructura.

Una comisión tensa

Alvarez declaró que es un proyecto que no se adecúa al territorio y que la desinformación resulta una constante. Y Eskudero habló de la «indefensión» de la ciudadanía y de la «falsedad» de los impulsores del TAV. Como ejemplo, recordó cómo Patxi López abrió una oficina de información en Tolosa mientras la plataforma AHT Gelditu! Elkarlana se encontraba a punto de presentar un recurso, sin tener aún posibilidad de acceder al proyecto de construcción.

Por otra parte, desmontaronlos «supuestos beneficios con los que intentan justificar» el proyecto, como la cohesión social, en palabras de Alvarez, «totalmente falsa» por tratarse de una infraestructura «elitista y cara». Explicó que también es mentira que el TAV vaya a solucionar el problema del transporte público, ya que de cada mil desplazamientos motorizados solo cubriría uno.

Luego vinieron las intervenciones de los junteros de todos los grupos, y la tensión que se palpaba estalló con la portavoz del PP. Asunción Guerra irrumpió en gritos de enfado porque una periodista acreditada grababa la sesión, pasando por alto que en las Juntas se recogen en vídeo todas las comisiones y que la prensa simplemente hacía su trabajo. Cuando le preguntaron si acaso tiene algo que ocultar, la representante del PP respondió así: «Ya sabéis que soy una de las pocas que no esconde nada».

Mientras, el juntero del PNV Joseba Antxustegi acusó a EH Bildu de usar a la plataforma para hacer «propaganda», todo ello el mismo día en que la ministra de Fomento, Ana Pastor, anunciaba junto a la consejera de Laukua en las obras del nudo de Bergara que la «Y vasca estará en funcionamiento en 2019».

Joseba Antxustegi declaró también que no es la primera vez que ocurre un desprendimiento en un túnel y auguró que tampoco será la última. «No ha habido heridos y ya está. Se solucionará y seguirá su camino», dijo. La juntera de Bildu, Judit Garcia, le reprochó su falta de sensibilidad.

Alcalde juzgado

Los alcaldes criticaron el poco valor que se ha dado a las consultas populares que se han organizado pueblo a pueblo. Es más, el alcalde de Aramaio fue juzgado por ello.

«Falsedad»

Miembros de AHT Gelditu! Elkarlana censuraron la «falsedad» que hallan por ejemplo en la web de la «Y Vasca», actualizada «solo con las noticias que les interesan».

3,1 millones

de euros es lo que cuesta la reparación del agujero que provocaron los trabajos del TAV en Hernialde. «Nos dicen que es un accidente normal, ¿ese coste es normal?», se preguntó la juntera de Bildu.

130 viajeros

al día. Son los que acogería la estación proyectada en Ezkio-Itsaso, menos que el apeadero de Brinkola, expuso AHT Gelditu! Elkarlana. Allí se unirían la «Y vasca» y el «corredor navarro».

7 muertes

AHT Gelditu! Elkarlana contextualizó los siete accidentes mortales ocurridos en las obras y emplazó a las Juntas de Gipuzkoa a que inviten a los sindicatos para que den información más detallada.

Pastor y Oregi, de la mano, ponen nueva fecha final: 2019

Después de meses escenificando un conflicto entre administraciones, la ministra española de Fomento, Ana Pastor, y la consejera de Medio Ambiente y Política Territorial de Lakua, Ana Oregi, se fotografiaron juntas ayer en las obras de Bergara para ofrecer un gran titular: «La `Y vasca' estará en funcionamiento en 2019». Más tarde hicieron alguna matización, como «si no hay ningún problema técnico».

Oregi declaró que es «una buena y esperada noticia» por la que están trabajando desde hace años, asegurando que «de ello depende buena parte del desarrollo humano y económico de este país y de todos los países y regiones que componemos el corredor atlántico europeo».

Añadió que gracias a ese «seguimiento y demanda permanente» que realizan día a día desde el Gobierno de Lakua, el Ministerio de Fomento «por fin ha fijado un calendario». Confía ahora en que Madrid les envíe los detalles de planificación y agenda. «La planificación de la red ferroviaria vasca que ellos mismos han definido cuenta con unos plazos hasta 2019 muy ajustados que no permiten demora alguna», remarcó.

La ministra de Fomento manifestó que aporta «una fecha concreta» porque hay que «dar certidumbre» cuando existe presupuesto (el parón estatal desde 2010 era muy evidente). «Solo quedan tres tramos, aparte de las entradas a las ciudades, que se van a licitar en este semestre», anunció, y desveló también que se prevé que «en un año esté terminada la alta velocidad hasta Burgos».

Las reacciones a este acto con tintes electorales añadidos no se hicieron esperar. El parlamentario de EH Bildu Dani Maeztu respondió que «no es la noticia que la ciudadanía vasca necesita ni está esperando». En su opinión, el mensaje que trasladan es que están dispuestos «a seguir despilfarrando dinero público» a una infraestructura que «no sabemos de dónde a dónde va a ir, porque sus conexiones con el Estado español y francés no están aseguradas». La coalición aboga por acabar con el «agujero físico y económico» del TAV y para ello propone otorgar una moratoria, «acompañada de un proceso participativo para diseñar una red de transporte público sostenible».

En la misma línea, LAB exige paralizar los trabajos y formar una auditoría social con agentes sindicales y sociales. Reclama, asimismo, un plan de viabilidad, ya que considera que si en realidad de aquí a cuatro años el tren está en marcha se tendrá que parar igualmente, porque «su mantenimiento derrochará una enorme cantidad de dinero público». GARA

10 veces

el presupuesto de la Diputación Foral de Gipuzkoa es lo que se tiene que gastar en una infraestructura «para que unos pocos viajen de Donostia a Madrid», manifestó la juntera de Bildu.

Una constante. La juntera de Bildu Judit Garcia denunció que las irregularidades y los accidentes son una constante, al igual que «la falta de sensibilidad y respeto» de Lakua hacia la ciudadanía y la no participación.