2018/02/22

EXTRACTOS DE LA PROPUESTA DE LA DIRECCIÓN DE ETA
gara, donostia

FASE POLÍTICA:

«La situación más beneficiosa para nosotros, así como para los sectores populares y la clase trabajadora vasca, no es otra que dejar la anterior fase definitivamente atrás y abrir totalmente la nueva. Por eso precisamente, las fuerzas contrarias al cambio recrean constantemente que nos encontramos en la situación anterior, para que no se produzcan avances que pongan en riesgo sus privilegios».

«No queremos ocultar que el proceso de liberación ha padecido unos años de crisis (...) No obstante, desde el punto de vista del presente ciclo político e histórico, debemos resaltar que las condiciones para seguir adelante continúan intactas (...) La clave está en levantar el proceso independentista (...) y eso marca el norte de las decisiones de ETA».

TRANQUILIDAD ESTRATÉGICA:

«En el último ciclo histórico de 60 años se ha producido una recuperación nacional, el proyecto político que tiene como meta la independencia y el socialismo ha prendido en amplios sectores de Euskal Herria, se han identificado con claridad los contenidos de las etapas intermedias... Además de responder forzado por la urgencia, el independentismo de izquierda ha colocado las bases suficientes para avanzar en el camino de la libertad, y ello proporciona a ETA esa tranquilidad estratégica también para mirarse a sí misma».

«Los objetivos que han guiado a ETA no se han logrado aún, pero durante estas décadas se ha acumulado fuerza y voluntad popular en torno a ellos, y precisamente esa es la garantía para que el proceso de liberación prosiga, así como la base que debe dar seguridad para tomar nuestras decisiones».

REFUNDAR LA OFERTA INDEPENDENTISTA:

«Para construir un futuro compartido, ETA ha renunciado siquiera a intentar imponer la integridad de su relato. La Izquierda Abertzale no abjurará de sí misma, ETA no renegará de su aportación, pese a estar abierta a la autocrítica, pero tampoco demandará su total legitimación a aquellos que están dispuestos a recorrer el camino de la construcción del Estado Vasco. Y ello, inevitablemente, tiene consecuencias directas respecto a la función histórica de ETA, pues nadie entendería que se arrogase la dirección, dinamización o referencia del proceso independentista».

FUNCIÓN HISTÓRICA:

«No se opta entre Organización o precipicio. Hace mucho ya que el proyecto de la Organización no es solo de ETA. Además, el movimiento político que denominamos Izquierda Abertzale ha demostrado suficiente madurez y capacidad de lucha. Resulta mucho más eficaz para materializar el reto al que nos enfrentamos hoy en día. Por lo tanto, no podemos actuar como si nos encontráramos en los comienzos y no podemos comparar la situación con la de aquellas organizaciones armadas que se han convertido en movimiento político».

FUTURO:

«Más que de la Organización, habrá necesidad de los militantes de la Organización, para expandir en diferentes ámbitos los valores, el compromiso, la determinación... mostradas durante estos años, para contribuir a un movimiento de liberación más eficaz, poniendo al servicio del futuro el caudal militante acumulado. Huelga decir que aquellos y aquellas que han sido militantes de ETA tendrán que actuar también en el futuro con la responsabilidad que corresponde a tal condición, manteniendo la honestidad, coherencia y responsabilidad necesarias para el proceso de liberación, y asumiendo el deber de mantener la cohesión interna en la Izquierda Abertzale».