2016/11/19

Kronika
FORO GLOBAL SOBRE DEMOCRACIA DIRECTA EN DONOSTIA
LA CONSTITUCIÓN PIERDE FUERZA COMO BARRICADA CONTRA EL DERECHO A DECIDIR

EL DEBATE SOBRE EL DERECHO A DECIDIR EN EL FORO DE DONOSTIA TRAJO NOVEDADES EN LOS DOS BANDOS. EN EL ESPAñOLISTA, ARENAS (SOCIEDAD CIVIL CATALANA) Y ANDUEZA (PSE) BUSCARON NUEVAS TRINCHERAS FRENTE A LAS CLÁSICAS, COTO PRIVADO DEL PP. EN EL SOBERANISTA, TANTO PNV COMO EH BILDU VEN INVIABLE CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN.

Ramón SOLA
1119_eg_foro1

Bengoechea (PP) rizó el rizo: «Es legítimo querer dejar de ser españoles, pero no actuar como si no se fuese. El mismo acto de votar ya sería una declaración de independencia»

El Foro Global sobre Democracia Directa celebrado en Donostia hizo un hueco inevitable al tema del derecho a decidir, con un plantel de invitados que garantizaba juego: representantes de las cinco fuerzas del Parlamento de Gasteiz y de dos entidades civiles relevantes, Sociedad Civil Catalana y Ahotsak. Visto desde otra categorización, cuatro voces a favor del derecho a decidir y tres en contra, aunque luego todo fuera más matizable. Para empezar, porque los tres «españolistas» comenzaron admitiendo que tienen perdida la batalla terminológica.

«¿A favor del derecho a decidir? Sí, claro. Pero ¿qué quiere decir eso?», arrancó el catedrático Rafael Arenas, que hasta hace poco ha presidido Sociedad Civil Catalana, un intento –con poco éxito– de generar un movimiento que contrarrestara a la independentista ANC. Arenas aparcó los argumentos habituales del unionismo y exploró caminos nuevos. Por ejemplo, esgrimir que «España no está formada por pueblos, sino por ciudadanos, ese es nuestro sistema», y en consecuencia afirmar que el derecho a decidir está muy bien si se toma como algo individual, pero no colectivo. Lo amplió diciendo que «aquí no hay un problema de convivencia entre los pueblos de España, sino entre los ciudadanos; los catalanes por ejemplo, lo veo a diario».

Arenas también buscó otra vía de escape original: «Si vamos a avanzar hacia un nuevo escenario, me gustaría que tuviéramos capacidad de decisión más como europeos que como españoles». Lo justificó en que «las decisiones deben poder implementarse» y es en ese marco europeo donde ve competencias y capacidades prácticas. Como se ve, su intervención dejó entrever que intuye malos tiempos para el estatus actual.

La nueva parlamentaria del PP y edil de Irun Juana Bengoechea fue quien menos se salió del guión previsible. También comenzó concediendo que «nadie se puede oponer al derecho a decidir» pero para matizar acto seguido que «el problema es que de lo que realmente estamos hablando es de independencia». Reiteró el mantra de que ya se decide en las sucesivas elecciones. Y más adelante, en el calor del debate, se descolgó con un «a mí este eterno victimismo me da mucha vergüenza, porque a los vascos ser españoles nos viene muy bien».

Eneko Andueza (PSE) empezó igualmente cediendo terreno: «Tengo muy claro que el derecho a decidir es algo inherente a la esencia misma de la democracia». Luego fue rotundo en afirmar que la de 1978 fue en su día la Constitución más joven de Europa, «pero ahora puede ser ya la más vieja». Indicó que el auto del Tribunal Constitucional de 2014 sobre Catalunya que señalaba que «problemas de esta índole no pueden ser resueltos por este tribunal» es revelador y debería ser «piedra angular» para cambios. Y remachó todo ello indicando que «el concepto de la unidad indivisible de España es obsoleto, debe ser reformulado».

La contundencia del viceportavoz parlamentario del PSE fue tal que Rafael Arenas le respondió más a él que a los soberanistas: «Es una tendencia muy española tirar todo lo nuestro. La Constitución alemana es mucho más vieja que la nuestra. Y la de 1978 puede ser modificada en su totalidad, no como la francesa, donde hay cosas intangibles». Pero Andueza se ratificó: «No hablo de Constitución antigua, sino anticuada; en esto y en otras muchas cosas».

Y sin acuerdo, ¿qué?

En la misma mesa pero en el otro bando, destacó que tanto Luke Uribe-Etxebarria (PNV) como Pello Urizar (EH Bildu) dejaran muy claro que no tienen expectativa alguna de cambios en la Constitución española que resuelvan este conflicto.

Urizar apuntó que «estamos dispuestos a dialogar y a negociar, pero no tenemos ninguna esperanza sobre la voluntad del Estado español». Y Uribe-Etxebarria trajo a colación que en 2011, cuando se cambió la Carta Magna española para incluir las exigencias europeas sobre el déficit, el PNV presentó una enmienda alusiva al derecho del pueblo vasco a decidir su futuro «y ni siquiera fue admitida a trámite. Evidentemente no nos vamos a oponer a que se intente, pero esa reforma de la Constitución nos parece una quimera, algo prácticamente imposible». Repasando lo ocurrido con las últimas catorce constituciones españolas, constató que es más fácil hacer una nueva que modificar la existente, porque esa ha sido la norma habitual.

La diferencia entre ambas fuerzas políticas viene después. Mientras el de EH Bildu remarcó que esa imposibilidad de consenso da legitimidad total a la iniciativa unilateral vasca, el del PNV no propuso nada.

Desde Podemos, el juntero Juantxo Iturria amplió el foco para insistir en que el derecho a decidir no solo debe aplicarse al estatus sino a las cuestiones sociales: «Hay una mayoría que quiere nuevos cauces de participación, no solo votar cada cuatro años». Entrando en la discusión conceptual, Luke Uribe-Etxebarria le replicó que votar sobre «si en una calle hay que poner árboles o bancos, o sobre los toros, o sobre Igeldo, no es derecho a decidir, es participación. El derecho a decidir es de un pueblo, como conjunto de ciudadanos que decide constituirse en comunidad nacional». Bengoechea terció aquí: «Lo más controvertido en la Historia es qué es un pueblo».

En la programación previa estaba anunciado Gure Esku Dago, pero finalmente fue el colectivo Ahotsak quien intervino. Nekane Alzelai se encargó de explicar cómo surgió este grupo de mujeres enfocado al diálogo y al acuerdo, y cómo «esa experiencia fantástica nos enseñó que una amplia mayoría estaba a favor de ejercer el derecho a decidir. Hoy seguimos teniendo una minoría que está en contra y esa es una imposición que hay que romper».

 

Adierazpenak

«Probablemente la Constitución va a tener que ser actualizada en próximas fechas, aunque hasta ahora haya sido tan sacralizada»

JUANTXO ITURRIA Podemos

«Estamos dispuestos a aceptar lo que la mayoría de nuestro pueblo decida, pero no lo que la mayoría de España decide»

PELLO URIZAR EH Bildu

«Desde hace un siglo el número de estados no ha hecho más que aumentar, y eso no ha traído desbarajuste a Europa, sino más estabilidad»

LUKE URIBE-ETXEBARRIA PNV

«El concepto de unidad indivisible de España está obsoleto, tiene que ser reformulado, y lo que dijo el TC sobre Catalunya es relevante»

ENEKO ANDUEZA PSE

«En Ahotsak ya dijimos que la paz no solo es ausencia de violencia, es también justicia social, igualdad de derechos, más democracia...»

NEKANE ALZELAI Ahotsak

«Si se quieren introducir cambios en el marco que tenemos, tendrá que ser con la decisión de todos, no se puede mutilar a nadie»

JUANA BENGOECHEA PP

«La independencia por vía unilateral es que un grupo determinado se declara con autoridad para mandar sobre el resto, y eso no es nada agradable»

RAFAEL ARENAS Sociedad Civil Catalana