2017/05/19

ÁNGEL Y MARÍA CAPPA
AUTORES DEL LIBRO «TAMBIÉN NOS ROBAN EL FÚTBOL»

El exjugador, entrenador y comentarista argentino ha trasmitido a su hija su visión de la sociedad y del fútbol desde la izquierda, desde sus valores, y entre los dos han escrito un libro repleto de datos y argumentos con el que reclaman una unión entre los futbolistas y los aficionados para recuperar el fútbol, para que los clubes sean de sus aficionados y no de los inversores, para defender la esencia del juego.

«El fútbol es nuestro, no de ellos, y no dejemos que nos lo quiten»
Joseba ITURRIA
0519_kir_p029f01

Angel y María Cappa estuvieron ayer en Donostia para presentar su libro y trasmiten a GARA su visión de la sociedad y del fútbol y el deseo de defender que es patrimonio de la gente.

¿Ustedes defienden la unión entre los futbolistas y aficionados?

A.C: A las grandes figuras las alejan de la sociedad. Crean iconos para vender camisetas, botas, perfumes. Los convierten en ídolos a los que alejan de la gente, les quitan el sentido de pertenencia, les quitan el suelo debajo de los pies y cuando acaban el estrellato se estrellan contra la realidad. El capitalismo abarca todo en nuestra vida. Nos están robando los derechos básicos fundamentales sociales y laborales que han costado tantos sacrificios y luchas. Al fútbol le quitaron su único significado. Se origina en los lugares pobres, de ahí salen los jugadores. El fútbol tiene un sentido de pertenencia, de orgullo. La gente pobre no puede ir al teatro. El fútbol le da esa posibilidad. Y se lo quitan fabricando ídolos, convirtiéndolo en un producto de consumo en el que solo vale ganar.

M.C: Por más que estemos acostumbrados no deja de extrañarme el hecho de que se separe el fútbol del resto. Al campo van camareros, médicos, profesores, hijos, padres, forman parte de la sociedad. Es difícil separar el fútbol del resto de la sociedad, separar tu visión del fútbol y del mundo.

El título del libro es rotundo...

M.C: El título lo puso mi padre...

A.C: Empecé a jugar en un barrio marginal de Bahía Blanca y te sientes mal cuando te lo van quitando y cuando dicen que lo único que vale es ganar. Disfrutar de un pase de Iniesta, de una jugada maravillosa, vale mucho. Lo que menos les importa es el juego. Si un equipo gana 1-0 jugando mal dicen que algo tendrá porque no se puede ir en contra del que ganó. Luchar contra eso requiere la participación de los periodistas, que digan que ganó el equipo, pero jugó mal. No todo está bien si ganas o mal si pierdes. Como pertenecer a un club con el que me identificara con la camiseta. La Real es un ejemplo muy claro, me acuerdo del equipo mítico campeón que estaba metido entre la gente. La gente y el equipo eran la misma cosa. Nos quitan esto...

<p >M.C: Mi padre suele decir que si a la derecha le quitas un euro se vuelven locos y tenemos que pelear desde la rebeldía y dentro de los términos legales porque son nuestros derechos fundamentales. Algunos te protegen la salud y otros te forman como la Educación, la Cultura y el Deporte y hay que pelear para recuperarlos.

A.C: Dicen que en la calle no se consigue nada y así se ha conseguido todo. Desde la rebeldía. El voto de las mujeres costó vidas, humillaciones hasta de sus maridos. El 1 de mayo fue una masacre de obreros que peleaban por las ocho horas. Todos los derechos los tenemos por ir en contra de lo establecido. En el fútbol nos han quitado este derecho, nos quitan los clubes, que pasan a ser de inversores chinos o de otra nacionalidad, y debemos recuperarlos.

El libro esta lleno de datos y argumentos para avalar la denuncia...

M.C: En España el periodismo de investigación no se aplica a la cultura y al deporte. Cuando se publica que tres de cada cuatro actores no pueden vivir de su trabajo se trasmite desde fuera de la cultura. Este libro se hace desde el periodismo de investigación, hemos cubierto ese vacío para recopilar datos, para contextualizar y entender lo que significa este robo... Junto al relato de mi padre...

A.C: Es un trabajo de mi hija, el 90% del libro es suyo. Le apunté algunas cosas de lo que significa la intromisión del dinero en el juego, toda la demostración de la corrupción, del perjuicio del dinero dentro de las organizaciones como la FIFA son cosas de las que me he enterado al leerlo.

Hay menos aficionados en los campos sin que se bajen los precios a pesar del aumento grande de los ingresos televisivos...

A.C: En el Liverpool quisieron subir las entradas y la gente se retiró en el minuto 77 del campo, tomaron la iniciativa de resistir y tuvieron que rebajar las entradas. Los inversionistas manejan los clubes, pero éstos son de la gente y no solo de los socios, también de los hinchas que no tienen dinero para serlo. Nos proponemos con este libro aportar para que la gente lo vea de otra manera a cómo nos la pintan.

M.C: Me gustaría que cuando hablamos de la gente incluyéramos a los futbolistas, que encabecen la rebelión para proteger su profesión. Sin futbolistas no hay fútbol, son junto al balón las herramientas necesarias. Me gustaría que hubiera una reacción. Mirar el ejemplo de Alemania y forzar al gobierno a que intervenga, para que el reparto sea más equitativo entre clubes de Primera y Segunda, bajar los precios de abonos y entradas... Con una unión entre público y profesionales se puede revertir la situación.

A.C: Y los horarios para que sean más cómodos para la gente. Los futbolistas deberían reaccionar y evitar un Mundial de 48 equipos, con más partidos. Deberían decir que no pueden jugar tantos partidos porque va en contra nuestro. Cuando llegan a un Mundial los futbolistas están extenuados. No dicen nada porque les pagan, pero deberían reaccionar. Y los clubes no son de los inversores. Un señor que ni tiene dinero para ser socio debería decir que es más mío que del inversor. Reclamar lo que es nuestro. Nos están quitando un bien común, el fútbol.

M. C: Se destaca en el prólogo que no revelamos nada nuevo. Ponemos todos estos datos, que sirva a la gente para conocer qué está pasando con ellos mismos, con sus equipos, con las competiciones europeas. Desde la toma de conciencia empezar a tratar de hacer cosas para recuperar el fútbol y para cambiar esta situación.

A. C: Porque el fútbol es nuestro, no de ellos. La Sanidad no es un regalo, es un derecho, como la Educación o los servicios. Nadie nos da nada, en todo caso son ellos los que nos lo quitan todo. El fútbol es nuestro y no dejemos que nos lo quiten. No perdamos la esperanza de recuperarlo.

Nos gustaría que los futbolistas lideren la rebelión para proteger su profesión. Con una unión entre público y profesionales se puede revertir la situación