NAIZ

Urkullu solicita a Sánchez el estado de alarma para aumentar las restricciones en próximas semanas

El lehendakari Iñigo Urkullu ha solicitado al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que declare el estado de alarma en todo el Estado y deje la competencia de gestión en la CAV. Lo considera imprescindible para acometer nuevas restricciones «en las próximas semanas».

Urkullu ayer, antes de la reunión del LABI. (Raúl BOGAJO/FOKU)
Urkullu ayer, antes de la reunión del LABI. (Raúl BOGAJO/FOKU)

En una conversación telefónica con Pedro Sánchez en la mañana de este viernes, el lehendakari Iñigo Urkullu le ha trasladado la necesidad del estado de alarma «dada la situación» sanitaria y con el deseo de actuar con la «mayor celeridad posible para intentar preservar la salud de toda la ciudadanía, limitar la transmisión comunitaria y la saturación de las camas hospitalarias».

La petición llega después de que ayer el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) no avalara una de las medidas recogidas en la orden dictada por la Consejería de Salud que prohibía reuniones de más de seis personas en el ámbito privado y público, al entender que infringía un derecho fundamental y que la CAV no está facultada para ello, sino el Estado. Una decisión que a Urkulllu no le gustó.

«Hemos constatado los límites competenciales que tenemos», ha indicado el jefe de gobierno de Lakua. Y tras apuntar que «hay que dar una respuesta adecuada a la evolución de la pandemia», ha considerado totalmente necesario disponer de herramientas jurídicas. Urkullu entiende que es «probable» que haya que adoptan «restricciones más intensas en las próximas semanas».

Se ha hecho eco en este punto de que ya hay en la CAV muchas localidades en la denominada zona roja (28 a día de hoy en Bizkaia y Gipuzkoa) y que «hay una transmisión comunitaria en el conjunto del Estado, con situaciones aún más graves que en la CAV, aunque no es consuelo».

«La salud debe tener total prioridad», ha dicho Urkullu. Al pedírsele más concreciones, ha apuntado que «en principio tenemos las dos órdenes que entran ahora en vigor, e iremos adoptando otras medidas en función de que más municipios superen la tasa de incidencia acumulada de 500 casos por 100.000 habitantes».

En una segunda fase, ha apuntado, podrían barajarse restricciones de movilidad (por municipios, zonas o territorios) y también «limitación de actividad nocturna», término que ha dicho preferir al de «toque de queda».

La solicitud se remitirá hoy viernes formalmente y en ella se precisa que se trata de una propuesta de declaración del estado de alarma con «mando y gestión del mismo en la presidencia de cada comunidad autónoma de manera coordinada en el conjunto del Estado».

«La conciencia muy tranquila» con su propuesta

Urkullu ha dicho que Sánchez ha agradecido su propuesta y ha añadido que se la ha comunicado también a otros presidentes autonómicos como Pere Aragonès (Catalunya) y María Chivite. Ha dado a entender que le gustaría que otros mandatarios acompañaran su iniciativa; y es que en caso contrario Urkullu podría acabar quedando como el presidente que ha devuelto el estado de alarma a todo el Estado, aunque «tengo la conciencia muy tranquila», ha dicho.

Preguntado sobre si no es paradójico que un lehendakari pida a un presidente español una medida que de por sí es centralizadora, Urkullu ha respondido que «he sido muy crítico con la gestión del estado de alarma, pero lo que prima es la salud de las personas. No me preocupa tanto el estado de alarma sino la manera de gestionarlo».

La decisión del lehendakari de pedir el estado de alarma cuenta con un dictamen favorable del Departamento de Salud y de la Comisión Técnica del Consejo Asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) en cumplimiento del decreto de Emergencia Sanitaria.

Reacción en cascada

Nada más acabar su comparecencia han comenzado a llegar los avales al estado de alarma, aunque no desde las autonomías que parecía preferir Urkullu. Los primeros en respaldarlo han sido Asturias, Extremadura y Melilla. Tras ello se ha conocido que Pedro Sánchez convoca reunión de presidentes autonómicos para este próximo lunes, aunque no se descarta que vista la conformidad general adelante su aprobación al domingo.

Pasadas las 19.00 se han sumado a la petición de alarma Asturias y también la Generalitat catalana. Ha sido después de una reunión del Govern a la que los miembros de JxCat han acudido más dispuestos a ello mientras que los de ERC parecían más reacios.

A las 20.00 ha sido la lehendakari navarra, María Chiite, quien ha confirmado que también ha remitido la petición a Sánchez y ha añadido además que la representación foral ya se expresó en esta línea en el Consejo Interterritorial de Salud del jueves, a fin de disponer de cobertura legal para poder adoptar otras medidas que vayan más allá de las actuales en vigor.

«Como siempre hemos dicho, una medida de este calado habría de adoptarse en el marco de un consenso entre las comunidades autónomas y el Gobierno de España», ha indicado Chivite, para apostillar luego que Nafarroa «ha ido marcando su camino en estos meses, desde el compromiso con un modelo de cogobernanza y lealtad que ha funcionado. Ratificamos el compromiso con nuestra comunidad pero también con el resto de comunidades, entendiendo que lo razonable es que caminemos con estrategias compartidas que beneficien al conjunto de la ciudadanía, más aún en estos momentos de crecimiento de la incidencia de manera generalizada».