Agustín GOIKOETXEA
Bilbo

El exalcalde de Errigoiti del PNV será juzgado por hasta cuatro delitos electorales

El exalcalde de Errigoiti, el jeltzale Iñaki Madariaga Otazua, será juzgado como presunto autor de hasta cuatro delitos electorales al haber empadronado ilegalmente a 22 personas para ser reelegido en 2011.

gara-2016-05-28-Noticia

Tras unas dilatadas diligencias previas, el titular del Juzgado de Instrucción nº 3 de Gernika ha concluido que quien fue alcalde de Errigoiti entre 1999 y 2015, Iñaki Madariaga Otazua, pudo cometer un delito electoral, en posible concurso con otros de falsedad electoral, solicitud de voto mediando ofrecimiento o promesa, o propaganda electoral ilegal, por los que se podría enfrentar a penas que suman hasta nueve años de cárcel. El proceso tiene su origen en la querella criminal presentada por dos concejalas de Bildu contra el por entonces primer edil, al que acusaron de empadronar «irregulamente» a decenas de personas para alterar el resultado de los comicios de 2011.

El juez ha dado trámite a las partes para que formulen escrito de acusación, solicitando la apertura de juicio oral o el sobreseimiento de la causa. De las actuaciones practicadas se desprende que el cargo público jeltzale, al objeto de aumentar los electores censados en Errigoiti que votasen al PNV, empadronó, «sin que residieran allí», a 22 personas, algunas de ellas en su propio domicilio. Se da el caso de que se llegó a inscribir a dos personas en una vivienda que no existía.

Tras la toma de declaración de diversos testigos, el instructor apunta a que a algunas personas el acusado «les habría hecho algún tipo de promesa u ofrecimiento para que accediesen a ser empadronados». Bildu acusó a Madariaga de haber ofrecido a esas personas «un puesto de trabajo, conseguir la recalificación de un terreno y obtener permisos».

También ha quedado constatado, según recoge el auto del Juzgado de Instrucción nº 3 de Gernika, que el acusado acercó a varias personas en su coche a las mesas de votación y repartió papeletas frente al colegio electoral, lo que se entiende como determinante para la victoria del PNV en los comicios locales.

Se empadronó a personas residentes en Galicia

Hasta 32 empadronamientos «ilegales» detectó el Juzgado de Gernika cuando en 2012 imputó al entonces alcalde de Errigoiti por vulnerar la ley electoral, que ahora cifra en 22. La inscripción de personas en el censo a cambio de favores, según Bildu, fue determinante para que la candidatura que lideraba Iñaki Madariaga Otazua se impusiese por 196 sufragios frente a los 132 de la coalición soberanista y los 82 apoyos que obtuvo SOS Errigoiti en mayo de 2011, logrando cuatro ediles frente a dos de Bildu y uno de la plataforma. Cuatro años después, se impuso EH Bildu con 194 votos frente a los 155 del PNV.

En 2011, al descubrir las irregularidades, Bildu barajó la posibilidad de impugnar el proceso electoral, aunque finalmente presentó la querella. En las pesquisas, se detectó que Madariaga Otazua había inscrito en el censo de Errigoiti a personas que residían en Galicia o a otras a quienes se situaba su domicilio en viviendas inexistentes o medio derruidas, así como en otras que habían sido alquiladas a terceros.A.G.