05/07/2019

PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E avanzan un «preacuerdo» para hoy

Los partidos que negocian para convertir a María Chivite presidenta de Nafarroa anunciaron ayer por la noche que han logrado prácticamente «un preacuerdo programático» que esperan firmar hoy. A partir de ahora, las negociaciones entran en una nueva fase, sobre las normas de funcionamiento, la composición del Gobierno y el autogobierno.

Martxelo DÍAZ|IRUÑEA
0705_eg_bilera

Los grupos que están negociando un acuerdo programático con vistas a conformar una alternativa a la derecha dieron ayer un nuevo paso en su objetivo y afirman contar con un «preacuerdo» que esperan firmar hoy. Representantes de PSN, Geroa Bai, Podemos-Ahal Dugu e I-E se sentaron ayer en torno a la mesa para celebrar una reunión de carácter global destinada a hilvanar los avances logrados en las reuniones de carácter sectorial que se han desarrollado a lo largo de la semana.

Estas mesas sectoriales son educación, cultura y deporte; igualdad, Navarra social y juventud; salud; política lingüística; empleo, programa económico y fiscalidad; regeneración, memoria democrática y función pública; y administración local, medio ambiente, sostenibilidad y energía verde. A estas mesas, hay que añadirle una más global, referida al autogobierno.

Según han señalado en varias ocasiones los representantes de los cuatro partidos, el proceso negociador se desarrolla de manera positiva y todos ellos hacen una buena valoración del ritmo y de la dirección que están tomando estos encuentros.

A la reunión de ayer, curiosamente, no asistieron las dos mujeres más destacadas de este proceso de negociación, María Chivite, del PSN, y Uxue Barkos, de Geroa Bai.

La delegación del PSN estuvo formada por el secretario de Organización del partido, Ramón Alzórriz, Jorge Aguirre y Javier Remírez. En nombre de Geroa Bai estuvieron el presidente del Parlamento navarro, Unai Hualde, acompañado de Itziar Gómez, Koldo Martínez y María Solana. La delegación de Podemos-Ahal Dugu estuvo formada por el secretario general de la formación, Eduardo Santos, junto a Mikel Buil, Ainhoa Aznarez y Patricia Ruiz de Irizar. I-E estuvo representada por su coordinadora general, Marisa de Simón, además de Txema Mauleón y Carlos Guzmán.

La reunión comenzó a las 17.30 de ayer y tuvo una duración más larga que lo que inicialmente se esperaba. Fuentes de los partidos que están participando en este proceso señalaron a GARA que el procedimiento del encuentro de ayer consistía en ir analizando las distintas cuestiones tratadas en las mesas sectoriales, especialmente aquellas en las que había discrepancias, para tratar de integrarlas en un documento conjunto que deberá ser la base sobre la que se articule el acuerdo programático que sirva para conformar una mayoría alternativa a la derecha de Navarra Suma en Nafarroa. «Hay mucho que tratar», señalaban ayer.

Una vez que logrado el «preacuerdo programático», estos cuatros partidos pasarán a partir de hoy a una nueva fase en la que debatirán la composición del Gobierno que presidirá María Chivite. Además, de las normas de funcionamiento, tratarán del autogobierno. Geroa Bai no ha ocultado su voluntad de que se opte por una fórmula de coalición, teniendo en cuenta que la formación de Uxue Barkos tiene una representación parlamentaria (nueve escaños) bastante pareja a la del PSN, que tiene once. Más complicada parece que Podemos-Ahal Dugu (dos parlamentarios) o I-E (uno) puedan ser parte del Ejecutivo.

Exclusión de EH Bildu

En cualquier caso, todo este proceso necesitaría del visto bueno, mediante al menos su abstención, de EH Bildu, una formación que está muy molesta porque el PSN la ha excluido de estas conversaciones a pesar de que aritmética y políticamente es imprescindible para poder articular una mayoría alternativa a la derecha.

Sin embargo, el PSN parece no querer ver esta evidencia y se ha negado sistemáticamente siquiera a hablar con EH Bildu, una posición que contrasta con las múltiples conversaciones que han mantenido estas dos formaciones sobre distintas cuestiones a lo largo de la pasada legislatura.

La reunión de ayer se produjo a pesar de que el martes el presidente de UPN, Javier Esparza, viajara a Madrid para firmar sendas declaraciones con sus socios de la coalición Navarra Suma, PP y Ciudadanos, con el claro objetivo de presionar a Pedro Sánchez para que prohibiera al PSN continuar con estas conversaciones. Fuentes de este partido, indicaron a este diario que las presiones de Esparza no tuvieron al más mínimo efecto en Ferraz.

Esparza continúa a la desesperada intentando cortocircuitar estas conversaciones y, desde Madrid, llegó a ofrecer al PSN un gobierno de coalición con Navarra Suma en el que Chivite fuera vicepresidenta. Esta fórmula recuerda al tándem Yolanda Barcina-Roberto Jiménez, que acabó como el rosario de la aurora. También recuerda a la rocambolesca fórmula de un gobierno de coalición entre PSN e I-E con el apoyo externo de UPN que el propio Esparza ofreció en 2015 para intentar frenar la formación del cuatripartito.