Miren Sáenz|2019/11/03

La Behobia-San Sebastián ha superado su primer siglo con una salud envidiable. Como su recorrido rompepiernas, ha subido y bajado cuestas y crecido lo impensable, pero mantiene intacta la filosofía de priorizar al corredor popular. Multitudinaria e inclusiva es, además de una carrera, todo un acontecimiento social. Ahora que ha cumplido 100 años, en vísperas de la 55ª edición, la joya del Fortuna brilla más que nunca.