Ramón SOLA|2015/02/27 00:00
Osasuna, cuando todos los caminos van al abismo

Atrapado entre la espada del descenso a Segunda B y la pared de la deuda, la pesadilla de Osasuna se llama hoy Salamanca. El club charro, con menos de la tercera parte de la deuda del navarro, desapareció hace dos años y ni ha podido vender su estadio para liquidar la deuda ni refundarse para continuar el proyecto. Un horizonte tan triste como real.