2015/07/05

Los nuevos alcaldes ratifican la oposición a la alta tensión

Alcaldes y alcaldesas elegidos en los comicios del pasado 24 de mayo manifiestan en una declaración su oposición al proyecto de alta tensión Itsaso-Deikaztelu y piden que se emplace a Madrid a retirarlo.

GARA|ALTSASU
0705_eh_mierda

Los nuevos alcaldes y alcaldesas de los pueblos afectados por el proyecto de línea de alta tensión Itsaso-Deikaztelu firmaron ayer en Altsasu una declaración en la que reafirman su oposición al proyecto y emplazan a los Gobiernos de Lakua y Nafarroa a solicitar al Ministerio español de Industrial, Energía y Turismo la retirada del mismo.

Regidores de localidades como Tafalla, Allo, Deikaztelu, Morentin, Aberin-Muniain, Villatuerta, Zirauki, Artazu, Gares, Arakil, Itza, Oltza, Mutiloa, Zerain, Arbizu, Etxarri Aranatz, Iturmendi, Uharte Arakil, Bakaiku, Lakuntza, Arrazu, Mañeru, Gabiria, Segura, Irañeta o Urdiain, acompañados por presidentes de concejos, afirmaron que el proyecto «no responde a las necesidades de suministro de las zonas que atraviesa, sino al incremento de las interconexiones eléctricas entre los estados español y francés», al tiempo que mostraron su compromiso con «el futuro de nuestros pueblos y el derecho a vivir dignamente en ellos».

14.000 alegaciones

En la declaración suscrita ayer recordaron que en mayo de 2013, un total de 174 alcaldes de municipios potencialmente afectados por la línea de alta tensión mostraron su «total oposición» y suscribieron un acuerdo por el que se solicitaba al Ministerio de Industria y Energía «la paralización de la tramitación del proyecto hasta la aprobación de la nueva planificación del sector eléctrico».

«El Ministerio hizo caso omiso a la petición y continuó con la tramitación sometiendo a información pública un proyecto que afecta a 32 ayuntamientos de Nafarroa y Gipuzkoa», manifiestan en el escrito. Destacan, asimismo, «la respuesta sin precedentes» que supuso la interposición de 14.000 alegaciones, que «dos años después siguen sin recibir respuesta».

La declaración suscrita mantiene que «una autopista eléctrica de 127 kilómetros es incompatible con las previsiones de desarrollo de las comarcas que atraviesa, además de suponer un impacto brutal sobre el medio ambiente, la salud o el tejido productivo».

El portavoz de la plataforma, Alberto Frías, destacó que el emplazamiento realizado por los alcaldes «adquiere una trascendencia aún mayor» tras conocerse los términos del acuerdo programático para la configuración del nuevo Gobierno de Nafarroa, ya que «plantea un proceso de reflexión para determinar la necesidad o no de la infraestructura y afirma que tendrá en cuenta la opinión de las localidades afectadas».

A este respecto, mostró el «sentir general de extrañeza ante los términos del acuerdo» y emplazó a los partidos que lo han suscrito y al futuro Gobierno «a tomar nota del mensaje alto y claro emitido en Altsasu» y a «obrar en consecuencia con la mayor celeridad». «No se entendería que el nuevo gobierno obrase contra la voluntad mayoritaria», manifestó.