2015/09/19

Asiron: «Queremos entregar los restos de Mola a su familia»
A. I.|iruñea
0919_eg_mola

«Queremos la exhumación de los restos de Mola y los demás y entregárselos a los familiares para dispongan de ellos como quieran, ya que las familias son las primeras interesadas en que esto se haga así», aseguró ayer el alcalde de Iruñea en referencia a las personas enterradas en los sótanos del Monumento a los Caídos de Iruñea. Asiron reconoció que todavía no ha podido acceder a la cripta donde se encuentra el panteón al general Emilio Mola, líder del golpe de Estado de 1936, pero aseguró que varias de las familias de personas enterradas junto al militar han solicitado la devolución de los restos.

«Hasta donde sabemos, están los cuerpos de Mola y Sanjurjo. También hay una serie de cuerpos de fallecidos en el bando franquista. En concreto, hay seis personas: dos hermanos de la localidad de Xabier y luego uno por Merindad, que incluyen al muerto más joven y al mayor», explicó el alcalde. El Ayuntamiento tiene «constancia» de solicitudes de descendientes de los navarros fallecidos para que se les entreguen los restos, pero que «no han fructificado». No obstante, Asiron aseguró que el deseo del Ayuntamiento es que la entrega de estos restos se haga «con discreción y en la intimidad, como se tienen que hacer este tipo de cosas».

Los Caballeros de la Cruz

En esos bajos del Monumento a Los Caídos –cuyo uso cedió el alcalde del PSN Julián Balduz al Arzobispado– tiene su sedela Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, una especie de oscura cofradía que realiza misas en honor al alzamiento los días 19 de cada mes y que fundó el obispo Marcelino Olaechea, que llamó a alzarse en armas en lo que entendió como la «cruzada» de 1936. Asiron entiende que no tiene nada que hablar con ellos en relación con el futuro de la cripta: «No sé qué legitimidad tienen para que tengamos que debatir nada». Cabe recordar que algunos de los fundadores de la Hermandad se convirtieron después en promtores de UPN, como Jaime Zubiaur Alegre. También fue fundador de dicha hermandad el padre de Jaime Ignacio del Burgo.

Además de los miembros de los Caballeros Voluntarios de la Cruz y del cura que oficiaba las misas (recogiendo enseres de la parroquia de Cristo Rey, que se encuentra también en esa plaza) entre las últimas personas que han entrado en la cripta se encuentra un equipo de periodistas de GARA, que accedió camuflado a una de esas eucaristías en honor a la «cruzada» el 19 de julio de 2012, aniversario del día en que “Diario de Navarra” publicó el bando de Mola.

Antes de la celebración de la misa, los caballeros (ataviados con extraña vestimenta) celebran un vía crucis recorriendo el recinto circular. En las paredes de ese recinto se encuentran las tumbas de los seis navarros del bando franquista que fallecieron en la guerra a los que hizo referencia ayer Asiron. En el centro se encuentra la gigantesca tumba con la leyenda “Navarra a Mola” y la laureada.

La confirmación de que se seguían celebrando estas misas llevó a diferentes grupos memorialistas a denunciar esta utilización de espacios propiedad del Ayuntamiento para enaltecer al régimen de Franco y los supuestos «mártires de la cruzada». Una de las plataformas más activas ha sido la del Autobús de la Memoria. También ha habido pronununciamientos en contra de estos actos en el Ayuntamiento y el Parlamento e incluso el caso llegó al Parlamento Europeo.