2016/02/12

Beñat ZARRABEITIA
Valverde, el mejor entrenador posible

El inminente retorno de las competiciones europeas y el irremisible transcurrir de la Liga nos acercan cada vez más al tramo más decisivo del campeonato. El Athletic llega al mismo con sus opciones e ilusiones intactas. Paralelamente, una de las pocas incógnitas extradeportivas es la renovación del técnico. Una noticia deseada por junta directiva, jugadores e inmensa mayoría de aficionados.

Los resultados saltan a la vista, la segunda etapa de Ernesto Valverde está siendo más que exitosa. Y no solo por haber metido al equipo en Champions, la final de Copa o ganar un título 31 años después; su aportación va mucho más allá. Ha logrado dotar al equipo de un estilo e impronta propia, siempre desde la intensidad y la competitividad.

En su retorno, que era cuestión de tiempo desde que Josu Urrutia llegó a Ibaigane, heredó el legado de Bielsa. Una guía estilística y seña de identidad que llevó al Athletic a jugar por la victoria en cualquier campo sin ningún complejo, un crecimiento ambicioso que le devolvió buena parte de su orgullo competitivo e identitario. Con el listón de exigencia cada vez más alto, Txingurri ha sabido llevar al grupo a dar varios pasos hacia adelante. Integrador, inteligente y perspicaz, ha sido capaz de conectar con el grupo desde el primer momento. Conocedor de las virtudes, defectos e inquietudes de los jugadores tanto en el ámbito futbolístico como en el humano, sabe relacionarse con las personas y es uno de los mejores entrenadores del continente.

En definitiva, Valverde es el mejor técnico que puede encontrar el Athletic y el Athletic el lugar más adecuado para el gasteiztarra. Su continuidad sería un punto de apoyo muy importante para un equipo que se asoma a un cambio de ciclo en lo que a referencias se refiere. Pronto, Aduriz, Iraizoz y Gurpegi darán el testigo a San José, De Marcos e Iturraspe, mientras que el rol de Williams, Laporte y Muniain deberá multiplicarse.

Y en eso no hay discusión, Urrutia y Valverde cuentan con una sintonía personal muy difícil de encontrar en un equipo de élite. La semana pasada en Lezama, Txingurri aseguraba sentirse «muy a gusto en el Athletic», lo que puede ser una pista de sus intenciones. Sería lo lógico y lo deseable, pero muchas veces el fútbol y los seres humanos escapan de los caminos de lo predecible. La apuesta es obvia, seguir con Valverde, uno de los nuestros y perfecto conocedor de la casa, sería una noticia extraordinaria para el club.