2016/02/18

Egoitz AGIRRE
Asistente del equipo ciclista Delko-Marseille
Duelo a todos los niveles

El terreno de juego no será el único campo de batalla y es que si algo tienen en común la afición de Athletic y Olympique son la pasión, la entrega y el incondicional apoyo a sus colores. Algo que los asistentes al Velodrome vivirán... a medias. Los dos fondos del estadio estarán esta vez vacíos, según anunció ayer el club, sin aficionados de pie apoyando a su equipo sin descanso, lo que suele hacer del Stade Velodrome un lugar único en Francia, como lo describía hace días el propio entrenador del PSG, Laurent Blanc: «El Velodrome y su público son impresionantes». Palabras que nos son familiares, cumplidos que hemos oído en algunas ruedas de prensa de entrenadores rivales en San Mamés. Lástima que para esta cita y dada esa reducción de aforo, además de un choque deportivo que se antoja complicado, no vayamos a vivir en toda su intensidad un duelo entre el “Athletic, Athletic” de los rojiblancos y el “Aux armes” de los marselleses.

El apoyo incondicional al equipo en las gradas no es, sin embargo, el único punto en común entre ambas aficiones. El campo de entrenamiento del OM, a diferencia de Lezama, solamente abre sus puertas al público una vez por semana, así que no es raro encontrarse con aficionados que viajan once horas en autobús para ver a sus ídolos entrenar. Asimismo, cuando el equipo juega un partido poco atractivo lejos de Marsella siguen siendo muchos los que acompañan al OM, independientemente de los kilómetros que les separen de sus casas. En este sentido, el cansancio del viaje tampoco suele ser impedimento alguno para que los cánticos de los marselleses suenen con más fuerza que los de la hinchada local, y esto, también nos suena.

Los entrenadores también nos unen. Javi Clemente fue el primero en entrenar al OM tras su paso por el Athletic. Después, lo hizo Marcelo Bielsa. Un entrenador que, a pesar del buen trabajo de Ernesto Valverde, sigue estando presente en muchos corazones rojiblancos, al igual que en los de los marselleses. Y es que, seis meses después de su marcha, en el Velodrome aún es habitual ver pancartas con su nombre y cánticos de “Bielsa, Bielsa”. Ahora, con Rafa Alkorta como segundo entrenador, el nexo de unión sigue presente, gracias al cual los jugadores del OM conocen la magia que envuelve a San Mamés y la importancia del Athletic para Bilbao y para Bizkaia.

De este modo, al igual que los athleticzales disfrutaremos hoy de Marsella y del Velodrome, estoy seguro de que los marselleses podrán igualmente disfrutar de nuestra ciudad y de nuestro ambiente futbolero la próxima semana.

Que ruede el balón.