2016/04/27

El PNV evitará que Urkullu explique cómo oponerse a la recentralización

De acuerdo al Reglamento de la Cámara, más de quince parlamentarios de EH Bildu han solicitado una comparecencia del lehendakari ante el Pleno, para «detallar y consensuar» una estrategia que blinde la capacidad de decisión de la ciudadanía y las instituciones vascas, que están siendo bombardeadas desde Madrid con la invasión de competencias y los continuos recursos de inconstitucionalidad. Pero el PNV, con el apoyo del PP, va a impedirlo.

Iñaki IRIONDO|GASTEIZ
0427_eh_urkullu

REGLAMENTO


Artículo 200.1: «Los miembros del Gobierno comparecerán ante el Pleno, bien a petición propia o bien por acuerdo de la Mesa, oída la Junta de Portavoces y a iniciativa de dos grupos parlamentarios o de la quinta parte de los miembros de la Cámara, para informar sobre un asunto determinado de su competencia».

Los veintiún parlamentarios y parlamentarias de EH Bildu, más de los quince exigidos reglamentariamente, han solicitado la comparecencia del lehendakari, Iñigo Urkullu, ante al Parlamento, para «detallar y consensuar una estrategia que blinde la capacidad de decisión de la ciudadanía y las instituciones vascas, para que todos los agentes que defendemos el respeto y la defensa de las decisiones de la sociedad vasca hagamos frente, conjuntamente y en colaboración, a los ataques recentralizadores del Estado».

La propuesta partía después de que el Gobierno español haya recurrido ante el Constitucional la ley de Vivienda y la que regula el Fracking –lo que conlleva la suspensión de medidas sociales concretas– al tiempo que está invadiendo constantemente competencias propias de la CAV en materias básicas como la educación.

Sin embargo, el PNV, con el PP, se opuso ayer en la Junta de Portavoces a la tramitación de esta comparecencia, por considerar que «la postura del lehendakari es de sobra conocida y ha quedado manifestada en muchas ocasiones, la última en el pleno de la pasada semana 22 abril y la víspera en las jornadas sobre autogobierno organizadas por Eusko Ikaskuntza».

Fuentes jeltzales señalaron a GARA que también es clara la posición del Gobierno de Lakua, «con las comparecencias del portavoz Erkoreka en las que se ha denunciado la política recentralizadora del Gobierno de España y los recursos interpuestos contra leyes vascas».

A esto añaden que «creemos que los contactos bilaterales a los que se han emplazado las formaciones fuera de la Ponencia sobre Autogobierno así como este propio órgano de trabajo pueden ser más resolutivos que un pleno».

Por último, el PNV sostiene que teniendo en cuenta que con toda probabilidad el Parlamento verá frenada su actividad con la convocatoria de unas nuevas elecciones generales, el número de plenos a celebrar se verá reducido y son muchas las cuestiones legislativas que quedan pendientes de resolver».

EH Bildu: «Inexplicable»

Tras la reunión de la Junta de Portavoces, EH Bildu hizo pública una nota en la que señala que «EH Bildu considera grave e inexplicable que el PNV intente evitar que el lehendakari, Iñigo Urkullu, explique sus intenciones ante la estrategia de Madrid de vaciar totalmente la capacidad de decisión de la ciudadanía vasca mediante un proceso involucionista. No se trata de ataques puntuales, sino de un problema estructural».

Ante esto, el grupo independentista sostiene, como hizo en la presentación de la comparecencia, que «es imprescindible comenzar a estructurar una estrategia eficiente que desactive dichos ataques, a fin de garantizar que se respetan las decisiones de la ciudadanía y de las instituciones vascas en todos los ámbitos».

La última decisión sobre la admisión de esta solicitud de comparecencia está en manos de la Mesa del Parlamento, que se reunirá el próximo martes y donde PNV y PP suman tres de sus cinco miembros.

Pese a todo, en su escrito, EH Bildu decía mostrar su esperanza de que finalmente la formación jeltzale «acceda a tramitar la petición de comparecencia, con el fin de articular una estrategia para responder al Estado». 

 

«El fracking se puede evitar con voluntad del Gobierno de Lakua»

El Tribunal Constitucional ha anulado los artículos de la legislación catalana que impedían el fracking en Catalunya a través de una protección de su territorio basada en sus propias competencias. Tres de los miembros del TC emitieron un voto particular en contra de la interpretación restrictiva de la legalidad que hace la mayoría. Por su parte, la Generalitat acordó ayer «garantizar» que no se utilizará esta técnica en el aprovechamiento de los hidrocarburos, pese a la sentencia.

La legislación catalana fue la base utilizada también en el Parlamento autonómico para hacer una ley de protección frente al fracking, con el añadido de nuevas garantías competenciales. Pese a ello, la ley vasca también ha sido recurrida por el Gobierno español.

La ley, basada en una Iniciativa Legislativa Popular, fue aprobada con los votos de EH Bildu, PSE y PP, y la abstención del PNV. Dani Maeztu, de EH Bildu, y Natalia Rojo, del PSE, coincidieron ayer en que el fracking se puede evitar en la CAV si el Gobierno de Lakua quiere.

Rojo señaló a este diario que «si el Gobierno vasco se emplea un poco a fondo no deberían ni siquiera suspenderse su aplicación». Maeztu, además, recordó que diga lo que diga Madrid, basta con que «Lakua anule inmediatamente las licencias que gestiona la empresa pública SHESA». O, como también señala el PSE, «no los ponga en marcha». I.I.