2018/05/17

Gaza se hace un hueco en la agenda internacional con un gran coste

La masacre del pasado lunes y las semanas de protestas en Gaza han colocado el tema palestino en lo alto de la agenda internacional. Es difícil saber si el efecto será duradero, ya que se dan todos los ingredientes para un nuevo enfrentamiento con Israel. La movilización contra el bloqueo y por el derecho a regresar a las tierras de las que huyeron en 1948 terminaron el martes. Desde el 30 de marzo, 116 palestinos han muerto, casi todos por fuego israelí.

GARA|GAZA
0517_mun_gazakoa

La reivindicación del derecho al retorno de los refugiados vino a coincidir en el tiempo con la inauguración de la embajada estadounidense en Jerusalén. La imagen de la hija de Trump sonriente ante la placa de la nueva embajada compartía las pantallas de los televisores con las de los manifestantes palestinos tratando de huir del fuego del Ejército en la frontera de Gaza.

La versión que ofrece al mundo el Ejército de Israel apenas ha convencido a nadie: que ellos defienden sus fronteras y que Hamas trata de atacar a Israel, lo cual no encaja con las cifras de muertos en uno y otro bando.

Mutassim Hajjaj, de 26 años, ha grabado en vídeo las maniobras de los palestinos el pasado lunes. Está orgulloso de haber aguado a los estadounidenses su fiesta en la embajada. «Esta es una victoria para nosotros. El pueblo palestino ha sabido reflejar su derecho a regresar a sus hogares», manifiesta.

La respuesta internacional se limita a convocar a diplomáticos israelíes, a expresiones de reprobación y a llamamientos a la contención; nada que pueda detener la deriva represiva. Las relaciones con Turquía se han deteriorado una vez más. Pero en el Consejo de Seguridad de la ONU, EEUU vetó la resolución que pedía una investigación sobre las masacres en la frontera.

El Ministerio de Exteriores de la Autoridad Palestina ha llamado a consultas a sus principales representantes diplomáticos en Rumanía, Hungría, República Checa y Austria después de que los embajadores de estos cuatro países en Israel participasen en un acto del Gobierno de Benjamin Netanyahu para celebrar el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén.

Según Mukhaimer Abu Saada, profesor de la Universidad Al-Azhar de Gaza, Hamas confía en que la actual situación presione a Israel a aliviar el bloqueo y a Egipto a que abra con más frecuencia la frontera: «Bajo presión internacional, Israel se verá obligado a hallar una solución a la situación humanitaria, que sigue deteriorándose en Gaza».

Israel tratará de evitarlo, según el profesor de la Universidad de Tel Aviv Mark Heller: «A pesar de los llamamientos a que alivie el bloqueo, no lo hará porque insiste en que Hamas no puede ser un socio para la paz».

El bloqueo de 10 años a Gaza ha causado el colapso de la infraestructura y los servicios, provocando una crisis humanitaria que afecta a dos millones de personas, según Oxfam.

 

Tel Aviv y Ankara se enzarzan en un conflicto diplomático

Los gobiernos de Turquía e Israel han cruzado expulsiones de diplomáticos y críticas a raíz de la brutal represión de las protestas en Gaza. Las relaciones, ya difíciles, se han deteriorado nuevamente, lo que amenaza la normalización bilateral. Ankara comenzó convocando al embajador israelí para expresarle su condena por estos sucesos, repudiados también por Erdogan. El martes, dio un paso más e instó al diplomático a abandonar el país por tiempo indefinido. Israel respondió con la expulsión del cónsul turco en Jerusalén, a lo que Turquía reaccionó ayer con una orden similar para el cónsul israelí en Ankara. En todos los casos han optado por fórmulas que evitan declarar «persona non grata» a los afectados. La principal queja de Tel Aviv ha llegado por el trato dado al embajador israelí en Turquía: las cámaras de televisión captaron cómo se tenía que descalzar y era cacheado por las fuerzas de seguridad en el aeropuerto de Estambul. El Ministerio de Exteriores israelí expresó su malestar por el «trato impropio» dado a Eitan Naeh. GARA

GUATEMALA


Guatemala inauguró ayer en Jerusalén su nueva embajada en Israel, convirtiéndose en el primer país en imitar la polémica medida de EEUU, que vino acompañada de una terrible masacre en la frontera de Gaza.